El inicio alicantino estuvo lleno de imprecisiones defensivas que a punto estuvo de aprovechar el conjunto almeriense.

El equipo de Josu Uribe, sin embargo, se asentó en el terreno de juego. El control del balón no era sinónimo de peligro, pues la defensa almeriense se mostraba inexpugnable. Pero las ocasiones fueron llegando a medida que el reloj se acercaba al descanso.

Fue tras la reanudación cuando el Hércules mostró más mordiente. Sendoa y Piti no aprovecharon sus ocasiones de gol y Mena, para el Almería, adelantó a los visitantes en un contragolpe (min 61). Con el Hércules noqueado e impotente, Uche logró el 0-2.