Alejandro Valverde, en la primera crono del Tour 2008
Alejandro Valverde, en acción durante la crono de la cuarta etapa del Tour 2008 (REUTERS). REUTERS
Aunque no es un contrarrelojista puro, la evolución de Alejandro Valverde en la lucha contra el tiempo durante las dos últimas temporadas, y especialmente en el reciente Dauphiné Libéré, invitaba al optimismo. Una crono no muy larga,
29,5 km con salida y llegada en Cholet; siendo el último de los favoritos en salir a competir, con las referencias de todos sus rivales a su disposición; y con la moral alta, eufórico por su victoria en la primera etapa de este Tour.

Pero Valverde fue el gran perjudicado de la primera gran cita de importancia de este Tour de Francia. Una crono discreta para el murciano en la que salen reforzados el australiano Cadel Evans (Silence-Lotto), el luxemburgués Kim Kirchen (Team Columbia) y el ruso Denis Menchov (Rabobank), que en 24 horas ha olvidado la pérdida de tiempo que vivió ayer, tras quedarse cortado por una caída a 24 kilómetros de meta, y vuelve a la primera línea de favoritismos. Todos ellos le meten tiempo al ciclista del Caisse d'Epargne. Evans, el gran favorito y al que superó Valverde en el Dauphiné, le sacó 1 minuto 6 segundos; Kirchen, 1 minuto y 16 segundos y Menchov, 1 minuto.

Valverde naufragó desde la primera toma de tiempo, el kilómetro 11, con 48 segundos perdidos con respecto al sorprendente alemán Stefan Schumacher (Gerolsteiner). En ese punto, Kirchen, Evans, Menchov, el belga Devolder (Quick Step), el italiano Cunego (Lampre), Samuel Sánchez (Euskaltel) o incluso un escalador puro como Carlos Sastre, adelantaban al murciano, que realizaba el registro 30 en el paso intermedio.

Schumacher, etapa y liderato

El nuevo rol del doble subcampeón del mundo fue limitar al máximo las pérdidas de tiempo. Lo hizo, pero mínimamente. En la meta se dejó 1 minuto y 34 segundos con respecto a Schumacher, que con una desconocida exhibición contrarreloj se anotaba la victoria en la etapa. Y por supuesto perdía tiempo con sus grandes rivales. Incluso Damiano Cunego (Lampre), más escalador, o el joven Andy Schleck (CSC), un ciclista en progresión, le metían ocho segundos y cinco segundos, respectivamente.

La exhibición de Schumacher fue incuestionable. Ni los especialistas, como el escocés David Millar o el suizo Fabian Cancellara, pudieron batir un registro que no sólo le dio la etapa, sino también el liderato provisional. El primer español fue el cántabro José Iván Gutiérrez (Caisse d'Epargne), que también es el primero en la general, décimo. Buena crono para Samuel Sánchez y Óscar Pereiro.

El corredor alemán del Gerolsteiner Stefan Schumacher, nuevo líder del Tour 2008 tras la primera crono (EFE).

Valverde cae hasta la decimoséptima posición en la general provisional, en dos días llegan las etapas por el Macizo Central francés y tanto Kirchen (segundo) como Evans (cuarto) parece que tienen una palabra más que decir que los demás. La montaña opinará al respecto.

La quinta etapa, este miércoles, es la más larga de la presente edición, con 232 kilómetros que unirán Cholet y Chateauroux, de perfil llano. Un día para aventureros, velocistas y alguna que otra reflexión.