Alejandro Valverde
Alejandro Valverde, fotografiado antes de iniciar la quinta etapa del Tour de Francia 2008 (REUTERS). REUTERS

El ciclista murciano Alejandro Valverde, que sufrió una caída en la quinta etapa del Tour de Francia, ha asegurado que no tiene "nada preocupante" que le pueda impedir continuar en la ronda francesa.

"Lo importante es que estamos aquí, que hemos llegado, estoy contento", relató el murciano tras atravesar la meta de Chateauroux. Llegó de buen humor. "¡Parece que me he peleado con un León!", bromeó sobre las abrasiones que presentaba en el brazo y en la pierna de su lado derecho.

Tengo todo el lado derecho tocado, pero parece que la clavícula está bien

El ciclista del Caisse d'Espargne indicó que el motivo de la caída fue atropellar uno de los reflectantes de la carretera. "Quedaban algo como quince kilómetros para llegar al control de avituallamiento. Íbamos rodando muy rápidamente, alrededor de los 55 km de media, cuando pillé a uno de esos clavos reflectantes puestos en medio de la carretera. Tras desestabilizarme, me caí sobre el lado derecho. Después de verle al médico de carrera, tardé como diez kilómetros para entrar en el pelotón, pero sin problema. Al caer me golpeé la clavícula, la rodilla y el gemelo de la pierna derecha, pero de momento no me duele nada. Lo único es que tengo todo el lado derecho rozado y parece que he peleado con un león", aseguró.

Por su parte, su director de equipo, Eusebio Unzúe, desdramatizó y transmitió tranquilidad tras comprobar que Valverde está bien. "No creo que haya problema, a falta de 50 kilómetros ha venido al coche para dar tranquilidad, para decir que no le dolía nada. Si fuese algo grave, habría otros síntomas de dolor o inflamación", señaló el director, que prefiere asegurarse y por lo que se le practicarán varias pruebas.