El Madrid puede acabar líder pero también con Schuster en la calle

Schuster, en el partido ante el Irún (Agencias).
Schuster, en el partido ante el Irún (Agencias).

El Real Valladolid será el termómetro que medirá la gravedad de la crisis que protagoniza el Real Madrid, eliminado de Copa del Rey por el Real Unión de Segunda división B y que llega a Zorrilla dispuesto a mejorar la imagen como primer paso para devolver la tranquilidad a todos los estamentos del club.

El Real Valladolid recibe al Real Madrid con la necesidad de puntuar y de dar una buena imagen tras la goleada encajada en el Camp Nou (6-0) ya que, además, el equipo vallisoletano corre el riesgo de caer a puestos de descenso si no puntúa ante los madridistas.

En la previa del partido, el entrenador ha sellado con el Real Valladolid su renovación por un año más. Ayer, el centrocampista Álvaro Rubio firmó también su vinculación por dos temporadas más, así que la continuidad y la tranquilidad en la capital del Pisuerga contrastan con la semana convulsa que se ha vivido en el Real Madrid.

Ha estado plagada de reuniones y conversaciones en busca de solventar errores y encontrar soluciones inmediatas. Tras la debacle copera del martes, el miércoles el presidente Ramón Calderón comió con Schuster y un día después la plantilla se reunió dos horas con el cuerpo técnico, en una jornada que acabó con el encuentro del capitán, Raúl González, con su presidente y director deportivo, Pedja Mijatovic en el estadio Santiago Bernabéu.

Schuster no corre peligro. A no ser que sufra una goleada vergonzosa y que la imagen del equipo sea muy negativa, la directiva blanca mantiene su confianza en el técnico alemán. Sus jugadores le han hecho ver que debe ser más flexible en su sistema. Debe reaccionar ante la cantidad de goles que están encajando (32 en 18 partidos). Y las circunstancias -la grave lesión de Van Nistelrooy que se pierde la temporada- le pueden conducir por la ausencia de delanteros a pasar a jugar con dos y reforzar el centro del campo, con un 4-4-2.

Es el momento más delicado de Schuster en el año y medio que lleva en la casa blanca. No le ayuda la plaga de lesiones que está sufriendo. Acude a Valladolid con bajas tan importantes como Pepe, Diarra, Robben y Van Nistelrooy. Sumadas a las de Metzelder o De la Red amplían a seis las ausencias por lesión.

El Madrid, con lo justo

Con lo justo, el Real Madrid tendrá que salir del bache. Sin estar al cien por cien jugarán en defensa Fabio Cannavaro y Sergio Ramos. No tiene Schuster más centrales por que Gabriel Heinze, en un partido siempre especial para él en su vuelta a Pucela, jugará en el centro de la zaga. Marcelo será el lateral.

A dos puntos del líder, el Barcelona, el Real Madrid se aferra al calendario para salir de su crisis. La primera prueba será Valladolid, antes de recibir al Recreativo de Huelva. Los goles y la búsqueda de una mejora defensiva, pueden cambiar la cara a Schuster que, por el momento, se defiende atacando a la prensa.

Alineaciones probables:

Real Valladolid: Asenjo; Pedro López, Baraja o Prieto, García Calvo, Marcos; Vivar, Álvaro Rubio; Pedro León, Canobbio, Sesma y Goitom.

Real Madrid: Iker Casillas; Sergio Ramos, Cannavaro, Heinze, Marcelo; Gago, Sneijder, Guti; Drenthe, Raúl e Higuaín.

Árbitro: Fernández Borbalán (colegio andaluz).

Estadio: José Zorrilla.

Hora: 20,00.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento