Hace sólo dos semanas que Juan Villalonga, ex directivo de Telefónica, fue presentado a bombo y platillo como nuevo gestor del Valencia con plenos poderes. A día de hoy, su continuidad está en el aire.

Villalonga podría anunciar entre hoy y mañana su renuncia al cargo tras comprobar que la situación económica del club de Mestalla es mucho peor a la que se le había planteado en un principio.

El todavía gestor del Valencia había solicitado al máximo accionista del club, Juan Soler, una ampliación de capital para sanear las cuentas, pero Soler se ha negado. Sin esa ampliación, Villalonga no se ve capaz de construir un proyecto capaz de luchar con los mejores equipos de Europa.

Tampoco ha sentado bien en el anterior equipo gestor que Villalonga realizara una oferta a Luis Aragonés nada más desembarcar en Mestalla cuando el Valencia acababa de contratar a Unay Emery como nuevo entrenador.