Leo Messi.
Leo Messi. EFE

El Barcelona aseguró el primer puesto de su grupo en Eindhoven, tras vencer por 1-2 a un combativo PSV. El segundo de los tantos fue obra de Gerard Piqué, que desató una curiosa historia en el postpartido, sobre todo porque cuando el zaguero anotó, todos nos preguntamos si la asistencia de Leo Messi había sido a propósito.

Fue una falta cerca de la frontal del área, pero algo escorada a la izquierda, en la que el astro argentino puso el balón en el área y Piqué, libre de marca, empujo a la red. En un primer momento fue un mal golpeo de Messi, pero el defensa sembró la duda a pie de campo, cuando le dijo a Ricardo Rosety, periodista de Movistar Plus Liga de Campeones, que era una jugada ensayada.

"La practicamos mucho", dijo Piqué en un tono irónico que, en cualquier caso, sembró la duda acerca de la acción. Sin embargo, Leo Messi, ya en zona mixta, afirmó que simplemente había golpeado mal a la pelota y que el central se aprovechó para batir a Zoet.