Unicaja aprende a sufrir
Pietrus defiende a Iturbe, de Estudiantes. Paco Rodríguez / EFE
Unicaja aprendió ayer a sufrir y logró una agónica victoria ante Estudiantes que le permite seguir liderando la Liga ACB. Salió muy apagado el equipo malagueño, lo que permitió a los madrileños adquirir una ventaja clara (19-29) en el primer cuarto.

Fue entonces cuando el técnico italiano Sergio Scariolo movió el banquillo y dio entrada a Cabezas y Nicevic, que mejoraron la situación. Scariolo se devanaba los sesos desde la banda para intentar una solución tras el descanso (39-47).

Con más corazón que cabeza, dos triples de Brown y algunos errores colegiales, acercaron a los madrileños (45-47). Otro triple, esta vez de Jorge Garbajosa –el mejor del partido con 20 puntos– colocó a los del Martín Carpena por delante (53-52). Con el partido muy abierto ya en el último cuarto, Garbajosa, apoyado por Berni Rodríguez y Brown, lideró a los andaluces hasta el 70-65 a dos minutos para la conclusión.

Final de infarto

Pese a los cinco puntos de ventaja, el final de infarto estaba más que cantado. El nerviosismo se palpaba en el ambiente y los marcadores se alternaron hasta el 82-82 a falta de sólo seis segundos. Era el momento donde aparecen los grandes jugadores, y Garbajosa asumió su rol. El ala-pívot madrileño encestó una canasta de dos puntos que puso por delante a los malagueños, mientras que Estudiantes falló su última ocasión de forzar la prórroga.