Una historia de amor

El flechazo entre David y la judoca francesa Sandra Borderieux, de 26 años, surgió en 1996 en los Mundiales Júnior.
.
.
J. París
«Comprendimos que no podíamos vivir separados», confiesa Sandra. Ella lo dejó todo para vivir en Madrid con su novio, y empezó un infierno de papeleos que acabó el 14 de enero, cuando Sandra logró la nacionalidad española. Ahora, compite con España.
Mostrar comentarios

Códigos Descuento