Una CALIENTE derrota
Beckham ‘dialoga’ con el colegiado Daudén Ibañez justo antes de su expulsión por protestar. J.C.H./EFE
El Real Madrid perdió ayer el liderato ante el Valencia, que llevaba seis años sin ganar en el Bernabéu. El encuentro se puede describir como caliente y polémico, empezando por un dudoso penalti pitado a favor del Madrid, que falló Zidane.
 
Los ánimos ya estaba calientes, pero poco a poco y gracias a las decisiones arbitrales, la temperatura fue subiendo más y, lo que parecía un partido dominado por los de Luxe, se tornó en un montón de ocasiones para el Valencia, que aprovechó dos de ellas antes del descanso, una en forma de penalti, con un empate intermedio de Raúl.
 
En la segunda parte, el Valencia dejó al Madrid sin ideas y contragolpeó con peligro. En el minuto 35 Villa tuvo en sus botas la sentencia del encuentro, pero Sergio Ramos la salvó. Sólo cuatro minutos después de entrar, Gravesen fue expulsado por una dura entrada a Vicente, al que siguió Beckham por protestar.