Jan Ullrich y Óscar Sevilla
Jan Ullrich y Óscar Sevilla, durante un entrenamiento previo al Tour. REUTERS

El director del Tour, Christian Prudhomme, confirmó que los corredores que están implicados en la lista de la "Operación Puerto" registrada en España hace unos días no son admitidos para participar en la edición que comienza este sábado, en Estrasburgo.

A última hora de la tarde del viernes, el Tour confirmó que el Astaná y su líder, el kazajo Vinokourov, no tomarán la salida. De esta forma Vinokourov se une a la lista de expulsados.

El Astanña tomó la decisión de acatar el código ético de la prueba ciclista.

"Se lo hemos comunicados a los directores deportivos que tienen en su equipo algún ciclista implicado, pues consideramos más correcto que sean ellos los que se lo digan, algo que han entendido perfectamente", dijo.

Entre los implicados se encuentran el italiano Iván Basso (CSC) segundo el pasado año y reciente ganador del Giro, el alemán Jan Ullrich (T.Mobile) vencedor del Tour'97, además de los españoles Oscar Sevilla (T. Mobile), Francisco Mancebo (Ag2r), Isidro Nozal, Alberto Contador y Joseba Beloki (Astana), el portugués Sergio Pauliño y australiano Allan Davis, también del Astana.

El dirigente de la carrera tuvo palabras de elogio hacía los responsables del conjunto T-Mobile que, a primeras horas de la mañana, decidieron expulsar del equipo a Ullrich y Sevilla y al director deportivo Rudy Pevenage. "Creo que fue una excelente decisión y hay que aplaudir esas determinaciones".

PRIMERAS REACCIONES

Jean Marie Leblanc, director del Tour de Francia, alabó la manera de proceder del equipo T-Mobile.

"Es un gesto valiente. Vamos a pedir a los equipos que apliquen la carta ética que firmaron y que expulsen de sus formaciones a los corredores implicados. Si no lo hacen lo hará la organización", declaró.

Eusebio Unzue, director deportivo del Illes Balears, por su parte, aseguró hoy que con las consecuencias de la Operación puerto "el ciclismo está herido de muerte".

Sobre las posibles soluciones a la situación, Unzue explicó que "hay que partir de la base de que el deporte de elite no es salud y vive en la frontera de lo que permite la legalidad. Hay cultura de jugar con ventaja y por eso hay que buscar soluciones, para partir todos del mismo sitio".

Por su parte, Francisco Mancebo, uno de los corredores implicados, ha dicho que "si los equipos cumplieran el código ético saldría solo Leblanc", en alusión al director del Tour.

Mancebo se ha mostrado firme en su inocencia. "Me considero inocente ya que nunca he dado positivo. Ahora no me planteo nada, hay que aclararlo todo", dijo.