El equipo nazarí, que mañana se enfrenta en Valencia al Pamesa (20.30 h), no podrá contar con el esloveno Samo Udrih ni tampoco con su gran estrella, el pívot Curtis Borchardt. Udrih sufrió un esguince en el tobillo izquierdo durante la sesión preparatoria del pasado lunes y su vuelta al trabajo no se producirá, como mínimo, hasta mañana. Una pérdida sensible en la dirección del equipo. En el caso de Borchardt, una recaída en sus problemas de hombro impedirá el retorno del estadounidense a la cancha. Tras el fichaje de Scott Padgett, que debutará, el base Chris Hernández ocupará la licencia de Borchardt.