Alexander Zverev
Alexander Zverev, en el Open de Australia EFE

Alexander Zverev no tuvo su mejor día. El tenista alemán perdió en tres sets contra Milos Raonic que, en los dos primeros sets, pasó por encima de su rival: doble 6-1 para rematar el encuentro con un más disoutado 7-6.

El joven Zverev, presente y futuro del tenis mundial que ya se ha hecho un hueco entre los grandes, no pudo ocultar su frustración por el mal partido que estaba realizando, superado en todo momento por el canadiense.

Buena muestra de ese enfado y frustración se escenificó en uno de los descansos cuando el alemán destrozó contra el suelo su raqueta.

Zverev se despide en octavos del Open de Australia y Raonic se enfrentará en cuartos al ganador del partido entre Conic y Pouille.