Morata
Morata, en un partido con el Atlético de Madrid. EFE

Polémica en el partido entre el Eibar y el Atlético con el colegiado del encuentro, Javier Alberola Rojas, y Álvaro Morata como protagonistas. El delantero rojiblanco se quejó de que el árbitro le había dado una colleja tras protestar una acción con Cucurella.

Morata se acercó al árbitro que le apartó dándole unos toques en el cuello, lo que el delantero interpretó como unja colleja totalmente injustificada y mostró un tremendo enfado contra el colegiado.

En la imagen se ve cómo Alberola Rojas le aparta dándole en el cuello y después con un ligero toque en la espalda, algo que enfadó más a Morata.

Continuó caliente el jugador y, en la siguiente jugada, terminó viendo la amarilla por protestar la acción.