La trampa del próximo Dakar en la que ya ha caído Fernando Alonso

Fernando Alonso, durante el rally de Marruecos.
Fernando Alonso, durante el rally de Marruecos.
Toyota Gazoo Racing

Si el rally Dakar es el más duro del mundo, en su llegada a Arabia lo va a ser aún más. David Castera, expiloto de motos y excopiloto en coches, va a debutar como director de la prueba con una revolución en la normativa.

En concreto, hay una decisión que ya ha traído consecuencias en el laboratorio que supone cada año el rally de Marruecos. La tercera etapa de la prueba en el desierto magrebí quedó señalada por la zanja en la que, entre otros, cayó Fernando Alonso. Dicho socavón no aparecía en el libro de ruta, como se quejó el español, pero dicho libro tampoco lo pudieron estudiar mucho ni él ni Marc Coma.

La organización entregó ese libro donde aparecen (o deberían) todos los puntos críticos de cada etapa (piedras, zanjas, alturas de las dunas, tipo de terreno, etc.) sólo 5 minutos antes de que se tomara la salida. Esta será la tónica general en el próximo Dakar (en coches, en motos habrá 15 minutos de margen), y es lo que ya se hizo en esa polémica tercera etapa.

Se acabó tener tiempo para estudiar cada etapa, algo que era una labor clave entre pilotos y copilotos en los raids hasta el momento. Castera quiere dar más margen a la navegación pura, sin tener que repetir caminos ya estudiados previamente en el libro de ruta.

"En cualquier deporte, todos deben tener las mismas opciones y, luego, que el mejor marque la diferencia. Eso estoy buscando. Hace dos o tres años que han estado pasando cosas que debemos atajar. Vamos a ver cómo reaccionan los participantes, cómo lo ven, porque puede ser que haya cosas que modificar. Creo que estamos en la línea buena, pero vamos a estar pendientes de su feedback para ver si hay que cambiar algún color, hacer más grande alguna cosa o más pequeña… Y después lo llevaremos al Dakar. Allí deberá funcionar todo perfecto", afirmaba Castera a Motorsport.com.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento