Steegmans vence en una etapa con una gran caída donde estuvo Cancellara

  • Una docena de corredores cayeron antes de la meta, entre ellos el líder.
  • Venció Steegmans, del Quick Step, que llegó junto a Boonen.
  • Freire y McEwen también estuvieron luchado por la victoria.
Steegmans (d) y Boonen justo antes de la línea de meta. (Reuters)
Steegmans (d) y Boonen justo antes de la línea de meta. (Reuters)

El belga Gert Steegmans le arrebató la victoria en la segunda etapa del Tour, con final en Gante (Bélgica), a Tom Boonen, su jefe de filas en el equipo Quick Step, después de que una caída a menos de tres kilómetros de meta dejase a una treintena de ciclistas, Freire incluido, para afrontar el sprint.

Steegmans, habitual preparador de las llegadas para su jefe, aprovechó el nerviosismo del final para entrar con media rueda de ventaja sobre Boonen, que en principio celebró la victoria y luego, tras ver a su compañero, celebró su victoria. El Tour llegaba a Bélgica, un país donde el ciclismo es una pasión, y lo importante era lucirse ante los paisanos.

Protagonismo español

Hasta la caída, el vizcaíno Rubén Perez fue uno de los protagonistas del día. El de Euskaltel-Euskadi rodó escapado junto al enorme alemán Sieberg (Milram) -de casi dos metros de altura (1'98 m)- y el francés Hervé (Agritubel), aunque fueron neutralizados por el pelotón poco antes de la caída, que tuvo lugar en la parte delantera del gran grupo y cortó a muchos corredores.

Pérez (Zaldibar, 1981) mostró mucha personalidad. Cuando la escapada, ante el feroz trabajo de los equipos con velocistas, estaba condenada a ser neutralizada, Pérez saltó en solitario para buscar la sorpresa, aunque acabaron siendo pescados por el gran grupo.

Y llegó la caída. Con la meta cerca, dos corredores hicieron el afilador (toque entre la rueda delantera de uno y la trasera de otro) en cabeza del pelotón y hubo una caída numerosa que provocó un parón en la mayoría de los ciclistas mientras treinta salían disparados para jugarse la etapa.

Cancellara, dolorido

El líder, Cancellara, cayó y entró en meta dolorido de su muñeca izquierda, por lo que su continuidad es dudosa a falta de conocer su estado físico. Fue el principal nombre involucrado en el accidente.

"Creo que voy a seguir en carrera", dijo Cancellara. Así, mantendría sus con 13 segundos de ventaja sobre el alemán Andreas Kloden (Astana) y 21 respecto al británico del Saunier Duval David Millar (Saunier), segundo y tercero, respectivamente.

Alejandro Valverde, cortado, disfrutó el sprint. «Parados, lo hemos visto en una pantalla grandísima», bromeó. Los "gallos" de la representación española no se vieron involucrados. Al ser una caída en los últimos tres kilómetros, se considera que todos los corredores entran en el mismo tiempo.

El murciano, entre la broma y el susto, protestó por la actitud final de muchos corredores: "Parece que todo el mundo es sprinter". Y lo dice un hombre rápido. "Es lógico que pase esto; todo el mundo va a tope", explica Alberto Contador.

La tercera etapa, este martes, entra definitivamente en Francia con un recorrido de 236,5 kilómetros entre Waregem y Compiegne, el más largo de la presente edición. Otra opción clara para los velocistas y nuevos intentos de fuga para los aventureros.

Ventoso habla de la caída

El cántabro Fran Ventoso, del equipo Saunier Duval, luchaba por meterse en el sprint, pero acabó implicado en la caída: "Me ha sido imposible evitar la caída. Aunque he intentado frenar, no había espacio para pasar y, de todos modos si no, me hubieran embestido por detrás".

"La verdad es que me sentía muy bien, estaba bien colocado e iba confiado, pero así son las llegadas. He caído encima de mi bici y creo que buena parte de los golpes me los he dado con ella. Llevo heridas en la rodilla y en el codo y me duele bastante la mano, casi no puedo apoyarla. Pero lo que más me preocupa es la cadera. Espero que no sea nada importante, pero me cuesta hasta andar".

Pereiro opina de la jornada

"Había un público increíble hoy en todo el recorrido belga. Es algo muy bonito, pero a veces eso hacía la carrera muy peligrosa, por toda la gente que había metida en medio de la carretera. Era la típica etapa belga, con mucho viento, que había que afrontar con mucho cuidado, y al final nos ha ido bien", señaló el corredor gallego.

"El peligro de una etapa como esta es que se puede perder mucho tiempo por un caída o un corte, pero hemos tenido la suerte de llegar todos bien en Gante", añadió.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento