Jean Todt: "Me gustan los cambios constructivos y quiero unificar la FIA"

  • El francés sustituye en la presidencia al polémico Max Mosley.
  • Se impuso en la votación al finlandés Ari Vatanen.
  • ESPECIAL Fórmula 1.
Primer plano del nuevo presidente de la FIA, Jean Todt, en una imagen de archivo.
Primer plano del nuevo presidente de la FIA, Jean Todt, en una imagen de archivo.
REUTERS

El francés Jean Todt ha sido elegido presidente de la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) en sustitución de Max Mosley, informó la organización.

El ex patrón de Ferrari se impuso por 135 contra 49 sufragios en la votación de la Asamblea General de la FIA al otro candidato, el ex piloto finés Ari Vatanen.

El triunfo de Todt, de 63 años, es el de la continuidad al frente de una organización que en los últimos 16 años ha estado presidida por Max Mosley, marcada por la polémica y por el enfrentamiento con las escuderías.

A lo largo de la campaña, Todt prometió reformar la FIA sin revolución, crear un sistema transparente de gobierno de una organización tradicionalmente considerada oscurantista y reducir los costes de las competiciones.

El "pequeño Napoleón" logró convencer a la mayoría de los miembros de la asamblea general gracias a sus dotes de gestor, sobradamente demostradas al frente de la escudería Ferrari, con la que entre 1993 y 2006 consiguió trece Mundiales de Fórmula 1, seis de pilotos y siete de constructores.

43 años dedicados al mundo del motor

A lo largo de sus 43 años en el mundo del deporte del motor, donde comenzó como copiloto de rallys, Todt se ha forjado una reputación de patrón de escuderías con las que ha logrado un impresionante palmarés.

Quince victorias y dos Mundiales de rallys, dos triunfos en las 24 horas de Le Mans o cuatro éxitos en el Dakar marcaron sus años al frente de la escudería Peugeot, que dirigió entre 1982 y 1993, antes de pasar a Ferrari.

A lo largo de la campaña, Todt se ha comprometido a nombrar un comisario que dirija cada una de las competiciones, para evitar que sea la FIA la encargada de resolver cada litigio.

También prometió crear un comité de disciplina que investigue los posibles escándalos y reforzar el desarrollo local de los deportes a través de los clubes.

Armonía

"Hay que trabajar para unificar la FIA", aseguró el recién elegido presidente que envió un mensaje de "armonía" a los equipos de la Fórmula 1 agrupados en la FOTA, auténtico quebradero de cabeza de Mosley.

Bajo la amenaza de éstos de crear un Mundial paralelo fuera de la égida de la FIA, el británico tuvo que comprometerse a no postular a un nuevo mandato y abandonar una organización que ha dirigido con mano de hierro.

El galo asumió el legado de Mosley pero no renunció a un "cambio constructivo" que le permita aplicar su programa, que pasa por introducir transparencia en una organización a menudo acusada de opacidad: "No voy a cambiar por cambiar, me gustan más los cambios constructivos. Lo que valía hace diez años ya no vale ahora", dijo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento