Los títulos no frenan la crisis en el Barça

El vicepresidente Rosell se va por diferencias con Laporta, al igual que otro directivo, Bertomeu
Pese a los cinco títulos logrados por el club esta temporada, la paz institucional en el Barça, campeón de Liga, ha estallado por los aires. En 48 horas han dimitido tres directivos (Jordi Monés, el martes, y ayer por la mañana, Josep M.ª Bertomeu, y Jordi Moix, por la tarde) y un vicepresidente, Sandro Rosell. El futuro se antoja lleno de nubarrones. Y más después del durísimo intercambio dialéctico de Rosell y Laporta. Amigos para siempre hace dos años, parecen enemigos para siempre desde ayer.
 
Las palabras de Rosell fueron un dardo envenenado para Laporta. «El conflicto no lo ha tenido Laporta conmigo, sino consigo mismo. El proyecto que lidera no es por el que luchamos juntos y tiene un conflicto interno», subrayó Rosell. Y le lanzó la mayor: «En la junta había un pensamiento único. Todos los que discrepábamos éramos un estorbo». Y la puntillita: «Joan, no te olvides de los socios, ellos te han elegido».
 
Laporta replicó: «El vicepresidente –no mencionó a Rosell– tenía un enfrentamiento sistemático con Txiki y Rijkaard (Rosell dijo que no había pedido su cabeza). He hecho todo lo posible, pero la cuerda se tensó y ya no había marcha atrás. Se aceptan las discrepancias, no las deslealtades». El presidente azulgrana aseguró que estaba en juego «el gobierno del club y el proyecto deportivo» y desveló un secreto de Rosell: «Hemos de gobernar el club tú y yo, me dijo».
 
«El enfrentamiento con Rosell ha sido sistemático y no se podía dar marcha atrás»
JOAN LAPORTA Presidente del Barça
Mostrar comentarios

Códigos Descuento