Donnarumma
El jugador de Milán Leonardo Bonucci (i) anima al guardameta Gianluigi Donnarumma (d). EFE

Gianluigi Donnarumma no olvidará la noche del miércoles con facilidad.

El Milan goleó 3-0 este miércoles ante el Hellas Verona al ritmo del español Jesús Fernández Sáez Suso, que marcó un gol y dio una asistencia, y se medirá con el Inter de Milán en los cuartos de final de la Copa Italia.

El duelo de este miércoles se disputó en un San Siro con apenas 8.000 espectadores y en un ambiente polémico con el portero Gianluigi Donnarumma, después de que un medio local informara de que este pidió con una carta al Milan la anulación de su contrato para estar libre desde enero de fichar por otro club.

La afición de la curva sur del coliseo milanés exhibió una pancarta en la que se pedía al portero irse, alegando que "la paciencia se ha acabado". Además, muchos insultos fueron dedicados al portero, que, cuando entró en el vestuario del Milan, rompió a llorar desconsolado.