Ledecky, Schmitt, Leah Smith y Madeline Dirado
Katie Ledecky, Allison Schmitt, Leah Smith y Madeline Dirado celebran su oro en el 4x200 libre de los Juegos de Río. EFE

El equipo estadounidense femenino de relevos encadenó su sexto oro consecutivo en la prueba de 4x200 libre, tras imponerse este miércoles en una final, que permitió a Katie Ledecky sumar su cuarta medalla, la tercera de oro, en los Juegos de Río.

Ledecky, que nadó la última posta del conjunto norteamericano, tuvo que rescatar a sus compañeras de una derrota, que se antojaba más que factible, tras entrar en los últimos 200 metros con una desventaja de casi un segundo con Australia,

Una diferencia que Katie Ledecky se encargo de transformar en una ventaja final a favor de las estadounidenses de 1.84 segundos sobre las australianas, que permitió a Estados Unidos apuntarse el oro

Completó el podio el equipo de Canadá, que con un tiempo de 7:45.39 se impuso en la pugna por el bronce con China, que debió conformarse finalmente con la cuarta plaza.

Un triunfo que confirmó la hegemonía estadounidense, que hoy formó con un equipo integrado por Allison Schmitt, Leah Smith, Maya Dirado y Katie Ledecky, en una prueba que no conoce otro campeón en las seis ediciones en las que ha figurado en el programa olímpico que el equipo norteamericano.

Phelps, sobrado

Michael Phelps hizo el mejor tiempo en las semifinales de los 200 estilos y con una marca de 1:55.78, aventajó en  50 centésimas a su compatriota Ryan Lochte.

El mejor nadador de todos los tiempos ganó su serie pese a que no apretó en los metros finales y es el gran favorito para la victoria en la prueba, donde podría ganar su medalla número 26, la 22ª de oro.

Sorprendente oro desde la calle 8

El nadador kazajo Dmitriy Balandin protagonizó la gran sorpresa de la jornada en el estadio acuático, tras colgarse este miércoles la medalla de oro en la final de los 200 braza de los Juegos de Río con un tiempo de 2:07.46.

Balandin, que accedió a la final con el peor tiempo de todos los participantes, evidenció una inesperada capacidad de resistencia que le permitió aguantar el fortísimo ataque final del estadounidense Josh Prenot, que debió conformarse finalmente con la plata tras tocar la pared tan sólo siete centésimas más tarde que el kazajo.

Completó el podio el ruso Anton Chupkov que arrebató, con un tiempo de 2:07.70, el bronce al británico Andrew Willis, tras protagonizar un espectacular último largo en el que el ruso logró pasar desde la última posición al tercer escalón del podio.