La directiva del Arroyo
La directiva del Arroyo, con Teo Ramos, su nueva presidenta, en el centro. ARROYO CP

"Todo surgió por casualidad, no había nada pensado. Ocurrió en una comida con amigos y amigas —algunas formaban parte de la antigua directiva del equipo— y, como una broma, dijimos '¿por qué no una directiva solo de mujeres?' Sin perder tiempo, plasmamos la idea en una servilleta. Cada una escogió el cargo que ocuparía y creamos un grupo de Whatsapp para ultimar detalles en los días siguientes".

Esa es la explicación que da Teodora Ramos, Teo para los amigos, para explicar el giro que va a dar el Arroyo CP (de Arroyo de la Luz, un pequeño pueblo de Cáceres de 6.500 habitantes) —y su vida también—, ya que ella va a ser el nueva presidenta de este club extremeño de Segunda B. "Es cierto que nuestros maridos, que estaban en esa comida, nos animaron a seguir con la broma y nos picaron. 'No tenéis narices', nos dijeron. Y aquí estamos", dice ilusionada esta ama de casa.

Como una broma, dijimos '¿por qué no una directiva solo de mujeres?' Sin perder tiempo, plasmamos la idea en una servilleta

El suyo, Juan Bermejo, es el antiguo presidente del equipo, pero dejó el cargo porque entendió que su tiempo ya pasó y debía existir una renovación. Y, por lo visto, va a llegar en forma de revolución. La que intentarán con toda su ilusión este grupo de mujeres —"de momento, somos 8, pero seguro que se suma alguna más", cuenta Teo—, que se embarcan en este proyecto para asegurar la continuidad de este modesto equipo de la categoría de bronce del fútbol español.

"El Arroyo es una alegría para el pueblo. Hay mucha gente en paro y cada vez que juega su Arroyito se olvidan por un momento de los problemas", dice orgullosa la presidenta. Eso sí, "el presupuesto del club este año será más ajustado —el del año pasado rondaba los 570.000 euros—".

Esa y todas las nuevas decisiones, asegura Teo, serán "consensuadas" y aprobadas entre todas. "Que para eso somos amigas", sentencia. La misma unanimidad que hubo en su elección por parte de la asamblea de socios. "Todos estuvieron de acuerdo, no se barajaba otra opción". Y así, casi de repente, Teo Ramos ha pasado a sentirse más o menos como Teresa Rivero lo hizo en su día en el Rayo. "Sí, como ella, pero con menos dinero", matiza entre risas la presidenta. Teo se vuelve a poner seria y recalca que, aunque ella sea la cabeza visible del proyecto, "todo se hará por democracia y viendo qué es lo mejor para el club". Lo cierto es que Teresa Rivero se 'coló' en un mundo de hombres, como ahora lo van a hacer sin miedo Teo y sus amigas: "Creo que cada vez hay menos machismo en el fútbol, todo evoluciona".

El objetivo del Arroyo, que lleva dos temporadas en Segunda B, sigue siendo la permanencia. "Buscaremos mantenernos en Segunda B. Ganas e ilusión no van a faltar". Para lograrlo, "nos pondremos a trabajar ya en las próximas horas, en las que nos reuniremos para hablar con posibles entrenadores y con colaboradores que, aunque la junta directiva sí sea exclusivamente de mujeres, ellos serán hombres", explica Ramos.

Todo se hará por democracia y viendo qué es lo mejor para el club

En este proyecto se embarcan "mujeres normales. Somos amas de casa, algunas tienen un negocio... Lo normal, vamos". Ella, Teo, tiene 58 años —es la mayor de todas; la más joven ronda los 29—, es abuela "de una niña preciosa" y socia del Madrid. "En realidad, yo me hice socia para acompañar a mi marido a ver los partidos". Ahora quizás tenga menos tiempo para ello, ya que deberá estar al pie del cañón con sus chicos, unos futbolistas que tendrán que sentir el apoyo de una presidenta que no tendría ningún pudor en bajar al vestuario a darles ánimos. Aunque, matiza entre carcajadas, "prefiero mandar a las chicas más jóvenes".

"Las apoyaremos a muerte"

Juan, su marido, que 'cede' el cargo a Teo, está encantado con ver a su mujer en estas lides. "A los hombres nos han mandado a hacer puñetas", bromea el presidente saliente.

"Yo no soy el protagonista, ahora es ella. Son ellas", cree Bermejo. "Nosotros, la antigua directiva (formada por 17 hombres y 2 mujeres), las apoyaremos a muerte". Algo que sabe y deja más tranquila a Teo. Pero entonces, ¿en esa casa solo se habla de fútbol?: "¡No, no, hay de todo un poco!", deja claro la nueva presidenta.