Marat Safin
Marat Safin, en un momento del partido ante Fernando Vicente. REUTERS
Roland Garros rivalizó con el más lluvioso Wimbledon en una primera jornada en la que solo pudieron acabar siete partidos de los 24 previstos y en la que las victorias del ruso Marat Safin, la belga Justine Henin y la estadounidense Serena
Williams sirvieron para que el día no se cerrase con un resultado decepcionante.

Tres españoles competían en principio en la apertura del Grand Slam de tierra, y solo uno de ellos, Fernando Vicente, logró saltar a la pista para ser masacrado por Safin, por 6-1, 6-3 y 6-1 en algo menos de una hora y media. Los dos restantes, Juan Carlos Ferrero y Rubén Ramírez Hidalgo, pasaron el día resguardados en el gimnasio y sala de jugadores, desquiciándose como el resto, en busca de una pista para entrenarse, y ver como pasaban las horas y sus turnos se iban anulando.

En el segundo año en el que el torneo comienza en domingo, los organizadores programaron justo el doble de los partidos del 2006 en el mismo día pero tuvieron la suerte en contra, y ahora el problema se acumula para las siguientes jornadas, amenazadas también por el mal tiempo.

Ante la persistente lluvia, que se espera también para los dos próximos días, los aficionados tuvieron que resguardarse en los túneles

Ante la persistente lluvia, que se espera también para los dos próximos días, los aficionados tuvieron que resguardarse en los túneles, ponerse a cubierto en una larga espera y desesperarse como los jugadores ante el mal tiempo.

Safin aprovechó el mejor hueco del día para doblegar a Vicente, 133 del mundo, repescado de la fase previa, y algo cansado después de sufrir tres partidos en esa clasificación. El ruso, semifinalista en el 2002, tuvo luego palabras de consuelo hacia el jugador de Benicarló, quien el año pasado sufrió una serie de lesiones consecutivas, una de ellas al pillarse unos dedos en un taxi cuando cerraba la puerta del vehículo al llegar al aeropuerto para salir hacia Suramérica.

Safin recordó que con 30 años y después de tantos percances y lesiones, el regreso es siempre duro, al referirse a Vicente. También comentó que su preparación personal para la temporada de tierra batida ha sido como bajar "una colina patinando", es decir, decepcionante, y que el suizo Roger Federer y el español Rafael Nadal, son "obviamente" los favoritos.

En su regreso a las pistas parisinas después de ser eliminada en los cuartos de final del 2004, la estadounidense Serena Williams tuvo que trabajar demasiado para vencer a la búlgara de 19 años Tsvetana Pironkova, 91 del mundo, que ya dio la sorpresa en el Abierto de Australia al derrotar a su hermana Venus el año pasado.

Serena ha puesto en el punto de mira de sus objetivos de este año Roland Garros, torneo que ya ganó en 2002 al derrotar a su hermana en la final, pero su comienzo no ha sido el que ella misma esperaba. Necesitó dos horas y 12 minutos para acabar con su primera rival por 5-7, 6-1 y 6-1, tras empezar el partido con un decepcionante 5-2 para Pironkova y luego 6-5, también abajo, hasta que el duelo se suspendió.

Seis horas después reanudaron el encuentro y tras ceder el primer set, la campeona del Abierto de Australia reencontró su juego para imponerse ya con total autoridad.

Tampoco convenció el debut de la belga Justine Henin, ganadora de este torneo en los dos últimos años y también en el 2003, que busca convertirse en la primera jugadora en triunfar tres años consecutivos desde la yugoslava Monica Seles en 1992.

Henin derrotó, con muchas dudas en su juego, a la rusa Elena Vesnina, 65 del mundo, de 20 años, por 6-4 y 6-3 en 89 minutos. Sólo al final, cuando su revés cruzado entró como un latigazo, la jugadora de Lieja pudo respirar tranquila.

Además de estos encuentros, el italiano Potito Starace avanzó con una victoria ante el checo Ivo Minar, por 4-6, 6-1, 6-4 y 7-6 (5) y el serbio Janko Tipsarevic a su compatriota Dusan Vemic por 7-6 (3), 6-4, 4-6 y 6-3. En el cuadro femenino, la austríaca Tamira Paszek se impuso a la japonesa Aiko Nakamura, por 6-4 y 6-0.