Rafael Nadal celebra un punto ante Ljubicic
Rafael Nadal celebra un punto ante Ivan Ljubicic Reuters

Habrá final soñada en París. Rafael Nadal y Roger Federer vivirán un nuevo capítulo de su duelo particular por conquistar el tenis mundial. De momento, el español ya se ha impuesto en Dubai, Montecarlo y Roma.

El suizo lo ha tenido más fácil para deshacerse de Nalbandian en semifinales. Cuando el partido marcha con empate a un set, el argentino tuvo que retirarse con problemas musculares.

Por su parte, Rafa Nadal lo ha tenido que dar todo para derrotar al croata Ivan Ljubicic.

Tras un comienzo arrollador, el español se colocó enseguida con un 4-1 a favor en el primer set. Nadal no daba opciones a Ljubicic ni desde el fondo de la pista, ni desde arriba, ni de saque ni de ninguna forma.

Sin embargo, Nadal se relajó, bajó su nivel de juego y vio cómo Ljubicic remontó el set hasta ponerse 4-5 abajo. En ese momento, Nadal se dio cuenta de que había que ganar el partido por la vía rápida para llegar fresco a la final.

El mallorquín acabó imponiéndose por 4-6, con más problemas de los previstos, y afrontó el segundo set con mayor tranquilidad.

La segunda manga fue un monólogo de Nadal. El tenista español fulminó a su rival con un tenis ganador desde el primer punto. Nadal dio un recital de saques, reveses y dejadas para hacerse con el segundo set sin despeinarse por 2-6.

Interminable tercer set

La historia del tercer set fue completamente distinta. Nadal, consciente de que su Federer apenas había malgastado fuerzas en su semifinal, bajó el listón y el desgaste físico para no acabar excesivamente cansado.

El calor era insoportable en la pista central de París, y, aunque lo acusó Ljubicic mucho más, Nadal también lo notó, ya que pedía la toalla a los recogepelotas punto tras punto.

Así las cosas, el tercer set se convirtió en un "ahora tú, ahora yo". El cansancio, el calor, el medio o todo junto hicieron que los jugadores se respetaran mucho más en esta manga.

En ningún juego se produjo break alguno, ya que ambos tenistas se mostraron intratables con sus respectivos saques, así que el set tuvo que decidirse en el tie break.

En la muerte súbita, Ljubicic llegó a salvar dos puntos de partido, pero a la tercera fue la vencida. Nadal se hizo con la victoria en 2 horas y 49 minutos por 4-6, 2-6 y 6-7, y ya espera a Federer en la final soñada de Roland Garros.

NOTICIAS RELACIONADAS