Rafa Nadal
El tenista español Rafa Nadal celebra su victoria ante Fabio Fognini en Roma. EFE

El deporte de la raqueta ha regalado partidos y momentos memorables y no solo por la espectacularidad de sus puntos o por la potencia que los tenistas imprimen a la pelota. La capacidad de improvisación de los deportistas en situaciones límite ha dejado innumerables golpes que pasarán a la historia por su dificultad.

El espectáculo no se ha hecho esperar en 2019. En las dos primeras semanas ya hemos visto dos serios candidatos a los mejores golpes del año. Y el inminente arranque del Open de Australia aumenta las posibilidades de que en poco tiempo podremos ver algunos más.

Para la historia quedará el increíble puntazo de Dan Evans sobre Jurij Rodionov en la previa del primer Grand Slam del año. Iba 2-4 abajo en el marcador del primer set, con 15-15, cuando Rodionov le envió una bola que le pilló a contrapie. Para tratar de salvarla se dio la vuelta y golpeó sin ver la pelota. La maniobra le salió bien y logró llevarse el punto. También acabó llevándose el encuentro por 6-4, 3-6 y 7-5.

 

El saque surrealista que Bernard Tomic utilizó hace solo unos días para cerrar su victoria ante Nick Kyrgios en Kooyong tampoco dejó indiferente a nadie. Tirando de ingenio y, como si de un truco de magia se tratara, Tomic se sacó de la manga un servicio que sorprendió a Kyrgios, quien no se creía que ese saque pudiera ser válido. 

 

También en Australia, pero hace ya 10 años, Roger Federer dejó boquiabierto a Novak Djokovic con un passing shot asombroso en las semifinales del primer ‘grande’ del año. Un golpe entre las piernas que pasó a la historia y ayudó a Federer a avanzar a la final, en la que cayó frente a Rafa Nadal.

 

Rafa Nadal también ha protagonizado golpes memorables y, al igual que Federer, le coló uno épico a Djokovic. El balear utilizó la misma técnica que el suizo pero optó por lanzar un globo que no dejó reacción posible a su rival. A pesar del puntazo, aquella final de Madrid en 2011 fue para el serbio.

 

Entre las jugadoras que han firmado puntos espectaculares destaca la polaca Radwanska, que logró el mejor de 2013 para la WTA. Se enfrentaba a la belga Flipkens en la final de Miami y, tras quedar pasada en una pelota tras un roce en la red, parecía que tenía el punto perdido. No obstante, su rápida reacción para darse la vuelta sobre su propio eje le permitió golpear la pelota -casi sin mirar- para sorprender a Flipkens y ganar el punto.

 

El francés Alexandre Sidorenko también empleó un golpeo de espaldas que dio la vuelta al mundo. Fue en su duelo ante Tobias Kamke en el Challenger de Saint Brieuc, tras rubricar un potente passing desde el fondo de la pista.

 

Quien dejó una impresionante muestra de técnica en Roma en 2017 fue Adrian Mannarino. Aunque cedió en su partido ante Pablo Cuevas, firmó una dejada impecable a la que su rival no pudo llegar.

 

El uruguayo Cuevas también también venció el partido de cuartos de final de Madrid 2017 ante Zverev y esta vez fue él quien dejó el puntazo del partido. Aunque el encuentro no estaba de cara para el sudamericano, éste ejecutó un increíble passing de espaldas que le sirvió para remontar y avanzar a sus primeras semifinales de un Masters 1000.

 

No de espaldas, sino cara a cara, fue como Kyrgios se la hizo a Rafa Nadal en Wimbledon 2014. El australiano, invitado por la organización, no solo logró este espectacular punto, ya que también derrotó al número 1 del mundo por 7-6(5), 5-7, 7-6(5) y 6-3.

 

El búlgaro Grigor Dimitrov se lució en 2014 con dos lujos seguidos. La víctima en aquellos cuartos de final en Estoclmo fue Jack Sock, quien no pudo hacer nada para contrarrestar los recursos del búlgaro, que también se llevó el partido (4-6 6-0 6-3).