Algunos lo han llamado el «partido del siglo», y algo de razón tienen: nunca en la historia del tenis se ha jugado un encuentro así.

En realidad, lo han bautizado como la ‘batalla de las superficies’ y sus reglas son sencillas: el mejor jugador sobre hierba, Roger Federer, se enfrenta esta tarde (16.00 horas, A-3) en el Palma Arena al mejor sobre tierra, Rafa Nadal, en una pista híbrida, con las dos superficies separadas por la red.

La hierba y la tierra batida son dos superficies antagónicas donde la forma de jugar cambia como de la noche al día. El experimento promete y la diferencia es tal que los jugadores tendrán que cambiarse de zapatillas cada vez que cambien de lado.

Dos formas de jugar

En la tierra batida, el saque es más lento, la bola bota más y corre un 35% menos que en hierba. Los puntos se ganan desde el fondo y ahí el rey es Nadal, cuyos golpes pesan más que los del resto de jugadores.

Mientras, la superficie verde exige un preciso juego de saque y volea, sinónimos de Roger Federer. Los saques cogen más velocidad y hay que esperar la bola mucho más agachado, pues bota menos. Eso no le viene bien a Nadal, con problemas crónicos de apoyo en sus pies.

Hasta 6.800 personas abarrotarán esta tarde el pabellón mallorquín para presenciar un «espectáculo genial», en palabras de Nadal. Mientras, Federer, el número uno que no ha empezado bien el año, afrontará la fusión del tenis como «un desafío».

Rafa, nº 1 del año; Roger, 2º

Después de ganar el Godó, Rafa Nadal (365 puntos) es el nuevo líder de la Carrera de Campeones, clasificación que computa los puntos obtenidos durante el año; es decir, Nadal es el mejor en lo que va de curso. Por contra, Federer (7.290) es el nº 1 en la Lista de Entradas, ranking en el que los jugadores tienen que defender los puntos logrados el año anterior en cada torneo.

 La ‘Batalla de las superficies’

El rey de laTierra

Récord: Rafa Nadal acumula 72 triunfos consecutivos en tierra, una marca de leyenda.

Roland Garros: El español ha ganado las dos últimas ediciones del gran torneo de tierra.

Drive potente: En los últimos meses Nadal ha mejorado su derecha (se llama así aunque sea zurdo), cada vez más plano y poderoso.

Mentalidad: Nadal nunca se rinde, lo devuelve todo.

El rey de la hierba

Récord: Federer lleva 48 victorias consecutivas sobre el césped: no pierde desde 2003.

Wimbledon: El torneo londinense  no ha conocido otro campeón desde el año 2004.

Saque y volea: El juego de saque y volea es  vital para ganar en hierba y nadie lo domina como el suizo.

Intimidación: Sus rivales salen derrotados antes de jugar contra él.

Calidad: Es un jugador sin fisuras, con un variado repertorio de golpes.