Ferrer
Ferrer, en un momento del partido (EFE). Agencias

Federer demostró ante el español que no tiene competencia, que domina todas las fases del juego independientemente de quien sea su rival de turno al vencer por 6-1 y 6-4.

El primer set del partido jugado ante el español fue monocolor.

Roger Federer lo dominó con autoridad de principio a fin ante un David Ferrer nervioso, frío y sin la garra que habitualmente demuestra en su juego.

Así, Federer no tardó en romper el servicio de Ferrer en dos ocasiones consecutivas para colocarse con un 5-0 a su favor a las primeras de cambio.

Federer demostró que no tiene competencia, que domin atodas las fases del juego sea quien sea el rival

El sexto juego de la manga que se adjudicó Ferrer fue una simple anécdota, pues el suizo ganó el siguiente y el set en tan solo 18 minutos de juego.

Reacción 

Todo parecía indicar que la semifinal iba a ser un paseo militar por parte del suizo, pero el repaso sufrido en el primer set pareció quitarle la presión a Ferrer, que por fin recuperó su mejor juego y, sobre todo, su espíritu de lucha.

Con ello logró romper, en el segundo juego, el servicio de su rival para colocarse con un prometedor 3-0 a su favor y dando una gran sensación.

Sin embargo, Federer despertó en ese momento del letargo que parecía haber entrado y poco a poco, casi sin cambiar el gesto, fue recuperando el terreno perdido para empatar primero el set y pasar a dominarlo a continuación.

Así las cosas y aunque el español logró hacerse con otro juego, el quinto del partido y el cuarto de la manga, Federer se hizo con el partido tras endosarle al español el último juego en blanco.

A Federer tan solo le queda un escollo para ganar su segundo Master Serie de la temporada tras adjudicarse el de Indian Wells.

Se trata del croata Ivan Ljubicic, que en su partido de semifinales pasó por encima del argentino David Nalbaldián por 6-1 y 6-2.

NOTCIAS RELACIONADAS: