El equipo ruso celebra su pase a la final
El equipo ruso celebra su pase a la final (EFE). Sergei Ilnitsky / EFE
Rusia se clasificó este domingo por segunda edición consecutiva para la final de la Copa Davis al derrotar en las semifinales en Moscú a Alemania
(3-2), que vendió muy cara su derrota.

No pintaban bien las cosas para el defensor del título, que tenía a su mejor jugador, Nikolay Davydenko, tocado, y al héroe de la final del pasado año contra Argentina, Marat Safin, escalando montañas en Nepal.

Cuando la afición y los expertos comenzaban a dudar de la elección de superficie, la tierra batida no es la preferida por los tenistas rusos, la derecha de Igor Andréev puso las cosas en su sitio, el verdadero héroe de la eliminatoria.

Con la victoria de Andréev sobre Philipp Kohlschreiber y la de Mikhail Youzhny sobre Philipp Petzschner, Rusia remontó un 1-2 adverso -la pareja alemana había ganado el sábado en cuatro sets- y ganó su plaza para la final donde se enfrentará el próximo 30 de noviembre a Estados Unidos.

En toda su historia, Rusia ha logrado dos ensaladeras de plata (2002 y 2006), con Marat Safin siempre como gran figura, y además disputó otras dos finales (1994 y 95).