Javier Tebas
Javier Tebas, presidente de la LFP, en rueda de prensa. EFE

Guerra en las jerarquías del fútbol español. Si ya eran tensas las relaciones entre la Federación Española de Fútbol (RFEF), por un lado, y la Liga de Fútbol Profesional (LFP) y el Consejo Superior de Deporte (CSD), por otro, el enfrentamiento derivó en conflicto este miércoles por un cruce de iniciativas que desvelan la ruptura de lazos entre las partes. Una ruptura total.

Si la Federación denunció este miércoles a Miguel Cardenal ante la UEFA y solicitó al máximo gobierno futbolístico continental que el bilbaíno sea destituido de todas las comisiones o áreas de trabajo de las que forme parte por el “desmesurado intervencionismo del Consejo Superior de Deportes”, horas después llegó la réplica a través de una misiva de Javier Tebas, máximo responsable de la LFP.

En su dura carta Tebas lamenta “las continuas faltas de respeto” hacia su persona que se suceden en las juntas directivas que preside Ángel María Villar en la RFEF. “Hoy me has llamado gilipollas (en otras juntas, otros insultos) y cuando algún miembro de tu junta me insulta, no haces nada para evitarlo. Te puedo garantizar que en nuestros órganos haré críticas a tu gestión y a tu proceder, pero jamás con insultos y vejaciones como haces y consientes”, escribe.

Tebas muestra su preocupación por la incapacidad federativa de justificar determinadas subvenciones de dinero público y que se aferre a denuncias de “persecución” y “victimismo” cuando se le exige la justificación de esos usos.