vela
Los regatistas españoles en clase 49er Iker Martinez y Xabier Fernández durante la "medal race" (Efe)
El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) desestimó el recurso presentado por los Comités Olímpicos de España e Italia para que fuera descalificada la embarcación danesa, que finalmente conserva el oro en la clase 49er de vela.

De esta forma, los campeones olímpicos en 49er son los daneses Jonas Warrer y Martin Ibsen Kirketerp, los españoles Iker Martínez y Xabier Fernández se quedan con la plata y los alemanes Jan-Peter Peckolt y Hannes Peckolt con el bronce. La pareja italiana, formada por los hermanos Pietro y Gianfranco Sibello, se queda fuera del podio al mantener la cuarta plaza.

Fundamentos jurídicos por desvelar

El máximo tribunal deportivo escuchó a todas las partes implicadas y ha desestimado ambos recursos con lo que confirma la decisión del Jurado Internacional de Regatas ante la primera reclamación española. Los fundamentos jurídicos se darán a conocer, según el comunicado del TAS, antes de la ceremonia de clausura de mañana.

El Comité de Regatas, tras una reclamación interpuesta por la pareja española en el mismo campo de regatas de la prueba, presentó el pasado domingo una protesta cuando comprobaron que los daneses no estaban compitiendo con su barco, sino con el del conjunto croata, lo que suponía un cambio de casco que vulnera los reglamentos de la clase.

El Jurado Internacional basó su decisión de desestimar la protesta al argumentar que el cambio de barco realizado por la pareja danesa no había supuesto una ventaja durante la regata, por lo que el resultado de la misma era válido. Los daneses pasaron por la línea de llegada en el séptimo lugar, con lo que sumaron 14 puntos, suficientes para proclamarse campeones olímpicos y dejar a los españoles, vencedores de la regata por las medallas, con la plata.

El cambio, por una rotura de palo

Warren y Kirketerp cambiaron de embarcación poco antes de que diera comienzo esa última prueba cuando en un entrenamiento volcaron y rompieron el palo. Al comprobar que no les daba tiempo a cambiar el mástil y las velas dañadas decidieron pedir prestada la embarcación al equipo croata, que no se había clasificado para disputar la "Medal Race". Así, los daneses, que incluso llegaron tarde para tomar la salida con el resto de los participantes, compitieron con un barco identificado con las siglas de Croacia y con la bandera de ese país en la vela.

Los italianos sostienen que los hermanos Sibello desconocían que el barco que tenían por detrás era en realidad el de los daneses y no el de Croacia, por lo que hicieron la regata pensando que si llegaban entre los cinco primeros subían al podio. De hecho, después de cruzar la meta lo celebraron como si hubieran ganado el bronce.