Tablas, y de penalti
El derbi regional no tuvo ganador, aunque el juego del Valladolid fue superior durante casi todo el encuentro. (David Arranz/ICAL)
Helmántico. 13.266 espectadores.

Salamanca Tete, Gañán, Tortolero, David Charcos, Tomás, Roberto, Arpón, David Fas (Susaeta, min. 60), Quique Martín (López Garai, min. 90), Vela (Zé Tó, min. 74) y Braulio.

Valladolid Alberto, Pedro López (Baraja, min. 58), Asier (Capdevila, min. 67), García Calvo, Marcos, Sisi, Iván Hernández, Borja (Mario Suárez, min. 40), Bea, Víctor y Manchev.

Goles 0-1 (min. 79): Víctor (de penalti) y 1-1 (min. 87): Quique Martín (de penalti).

Árbitro Andrés Ceballos Silva (Colegio extremeño). Mostró cartulina amarilla a Tomás, Gañán, David Charcos, Oscar Arpón, Roberto, Asier, Pedro López, Mario Suárez, Iván Hernández, Marcos y García Calvo.

El derbi regional entre el Salamanca y el Valladolid acabó en tablas, con dos goles de penalti y con un Valladolid mucho más sólido que su rival, sobre todo en la segunda mitad. El Salamanca empezó mejor plantado en el terreno pero, poco a poco, el Valladolid fue ganando metros y primó en el ataque.

El peligro del Salamanca se limitó a alguna genialidad de Carlos Vela, como la del minuto 18, en la que le puso a Braulio un balón de gol. Mientras, el Valladolid ponía el peligro en los disparos desde la frontal, pero el portero Tete fue la gran sorpresa en la alineación del Salamanca, y despejó con mucho acierto.

Casi para el empate

La segunda mitad comenzó sin un dominador claro, pero el Valladolid se fue haciendo dueño del partido gracias a buenas acciones por banda que buscaban casi siempre a Manchev, muy activo todo el partido.

El juego transcurría de forma casi constante en el área que dominaba el Salamanca y, en el saque de un córner, el colegiado pitó penalti por mano de David Charcos. El veterano delantero Víctor fue el encargado de transformar la pena máxima con un disparo seco a la derecha de Tete, que no pudo hacer nada para evitar el tanto.

Apenas ocho minutos después, otra jugada embarullada en el área del Valladolid concluyó con un penalti, señalado por el colegiado por un empujón de García Calvo sobre Tortolero. Quique Martín fue el encargado de transformarlo en un lanzamiento con mucho suspense, ya que Alberto llegó a tocar el balón pero no pudo despejarlo.

Aún líder con comodidad

A pesar de que en las dos últimas jornadas de Liga el Valladolid ha empatado a uno (ante el Xerez y el Salamanca), los hombres de José Luis Mendilíbar siguen teniendo una cómoda ventaja en su liderato con 56 puntos, seguido del Murcia (51 puntos) y del Almería (50). El resultado tampoco debe asustar al equipo pucelano, porque el juego en prácticamente todas las jornadas está dejando constancia de por qué es líder y firme candidato al ascenso.