Giuly y Ronaldinho celebran el gol del Barça
Giuly y Ronaldinho celebran el gol del Barça (Guido Manuilo/EFE) Agencias

El Barcelona derrotó (0-1) al Espanyol en el partido de ida de la Supercopa de España gracias a un gol de Ludovic Giuly al filo del descanso que desbarató todo el esfuerzo del equipo de Ernesto Valverde, más voluntarioso frente a un Barca poco brillante, pero efectivo.

En el arranque de la temporada oficial, Montjuic vivió un derbi típico, si se atiende a los resultados de las últimas temporadas. El Espanyol, cómodo en las competiciones de corto recorrido, intentó sorprender al Barcelona imprimiendo un ritmo muy alto, pero no obtuvo recompensa alguna.

Enfrente, el campeón de Liga, más reservado que de costumbre, guardando fuerzas para una temporada de lo más completa, pero sólido y segurode sí mismo.

El Barcelona avanza por el mismo camino que el año pasado: seguro, sólido y procurando tener siempre el balón

Jugaba el Barcelona al trote, confiando siempre en su excelente relación con el balón y en la inspiración de sus 'peloteros', pero se encontró un rival al 'sprint', dispuesto a desgastarse al máximo en el envite para ganar el primer asalto de la Supercopa.

Sostenido por el juego siempre fiable de Deco, el Barcelona quedó a merced del Espanyol durante buena parte de la primera mitad. Con Tamudo siempre peleando entre los dos centrales, fue Fredson el encargado de poner en peligro a Valdés con sendos disparos muy potentes desde fuera del área. También Rufete, que finalizó una excelente jugada entre Luis García y Zabaleta que Valdés supo rechazar.

El Barcelona avanza por el mismo camino que el año pasado. Procura tener el balón, buscando siempre a Deco o Ronaldinho para trazar diagonales con Giuly, y sabe que tiene a Eto'o como gran referente en ataque, amén de un excelente catálogo de recursos.

El Barcelona no se sintió cómodo en la primera parte: A falta de brillo, el Barcelona recurrió a la paciencia.

El gol acabó con el Espanyol

Tarde o temprano, los equipos grandes disfrutan de alguna ocasión clara de gol, y al conjunto azulgrana le llegó al filo del descanso, en una jugada aislada, un balón suelto que cayó a pies de Ronaldinho en la frontal del área. Desconcertado en defensa, con Zabaleta pendiente del '10' azulgrana, el Espanyol no vio cómo Giuly llegaba por la banda izquierda para empujar la pelota a la red.

Fue la carta de defunción del Espanyol, porque después del gol, el partido siguió el guión previsto en estos casos: el que había peleado sin éxito sufre un fulgurante ataque de desilusión que le deja aturdido. Y el que se encuentra con el gol se limita a dejar pasar el tiempo.

Con el marcador a favor, el Barcelona se dedicó a congelar el partido. El Espanyol mantuvo una actitud irreprochable-Valverde dio entrada a Coro, Riera y Pandiani-, pero acusó el esfuerzo y llegó a los últimos minutos con la lengua fuera, incapaz de frenar a un Barcelona más suelto, dueño absoluto del balón.

El Espanyol mantuvo una actitud irreprochable pero no pudo hacer nada ante la pegada del Barça

El partido decayó hasta convertirse en un simple amistoso de pretemporada, sin más aliciente que dar fe del regreso de Messi a un partido oficial. En su media hora sobre el césped, el argentino estuvo dinámico y muy participativo, ansioso por recuperar de nuevo el protagonismo que acaparó durante la pasada temporada.

FICHA DEL PARTIDO

Espanyol (0): Gorka, Zabaleta, Jarque, Lacruz, David García, Costa, Fredson, Rufete (Coro, m. 63), De la Peña (Riera, m. 66), Luis García y Tamudo (Pandiani, m. 52).

Barcelona (1): Valdés, Oleguer, Puyol (Zambrotta, m. 84), Márquez, Sylvinho, Xavi (Iniesta, m. 71), Deco, Motta, Giuly (Messi, m. 60), Ronaldinho y Eto'o.

Gol: 0-1, m. 44: Giuly.

Arbitro: González Vázquez (Comité gallego). Amonestó a Motta (m. 26), Xavi (m. 58), Pandiani (m. 61), Fredson (m. 88) y Lacruz (m. 89).

Incidencias: partido de ida de la final de la Supercopa de España, disputado en el Estadio Olímpico de Montjuic ante 22.560 espectadores. Seguidores del Barcelona protagonizaron incidentes aislados poco antes del inicio del partido en los aledaños del estadio que se saldaron con cuatro heridos leves.