Era la crónica de una retirada anunciada y hoy, a través de su página web, la escudería japonesa Super Aguri ha dicho adiós a la Fórmula 1.

Los problemas económicos han motivado esta decisión: "Desde hoy, Super Aguri deja de formar parte del Mundial de Fórmula 1", ha declarado el fundador Aguri Suzuki, que asistirá al GP de Turquía como espectador.

"Hemos participado en el Mundial de F1 durante dos años y cuatro meses con la escudería Super Aguri, pero lamento informar de que el equipo abandona todas sus actividades a partir de hoy", ha dicho Suzuki.

Curiosamente este anuncio llega después de haber obtenido sus primeros puntos en el Gran Premio de España en su vigésima segunda carrera.

"Me gustaría expresar mi más profundo agradecimiento a Honda, Bridgestone, los patrocinadores y a todo el mundo que nos ha apoyado en determinadas situaciones, así como a todo el cuerpo directivo que ha mantenido alta su motivación y siempre lo ha hecho lo mejor posible", señala.

Aguri también agradece la labor de sus pilotos, Antoni Davidson, "que siempre ha trabajado al límite en difíciles condiciones", y Takuma Sato, "que ha estado desde el principio y siempre ha luchado duro".