Tom Brady
Tom Brady, de los New England Patriots, durante un partido de la NFL ED ZURGA / EFE

Los Patriots de Nueva Inglaterra confirmaron los pronósticos al revalidar el título de campeones de la Conferencia Americana (AFC) tras vencer esta noche en la prórroga por 31-37 a los Chiefs de Kansas City y jugarán su undécima Super Bowl en la historia del equipo, el tercero consecutivo y el cuarto en los últimos cinco años.

Sus rivales en la Super Bowl LIII, que se disputará el próximo 3 de febrero en el Mercedes-Benz Stadium de Atlanta, serán los Rams de Los Ángeles, que también vencieron de visitantes y en la prórroga por 23-26 a los Saints de Nueva Orleans para proclamarse campeones de la Conferencia Nacional (NFC).

Los Rams disputarán la cuarto Super Bowl en su historia y buscaran su segundo título Vince Lombardi, mientras que los Patriots intentarán conseguir el sexto que los empate con los Steelers de Pitsburgh, que tienen la mejor marca de la NFL (6).

Su primera Super Bowl fue el que disputaron en 1986 contra los Bears de Chicago y perdieron por una paliza de 46-10, mientras que lograron su primer título en 2002 cuando precisamente ganaron por 20-17 a los Rams de San Luis.

Los Patriots se convierten en el tercer equipo en la historia de la NFL que logran por tercer año consecutivo disputar el título de la Super Bowl.

Todos los títulos (5) los Patriots los han ganado bajo la dirección del entrenador en jefe Bill Belichick y el mariscal de campo Tom Brady, de 41 años, que se convierte en el más veterano que jugará de nuevo una Super Bowl.

Para los Rams, 17 años después de su última participación, el duelo del próximo 3 de febrero en el mayor evento deportivo del año en Estados Unidos, tendrá también el aliciente de la revancha.

Además de ver un nuevo duelo generacional entre los mariscales de campo, Brady, el mejor de todos los tiempos, y el Jared Goff, de los Rams, quien a sus 24 años, llega a su primera Super Bowl.

También habrá un duelo especial y generacional entre Belichick, de 66 años, frente a Sean McVay, de 33 años, que hará su primer viaje a la Super Bowl y se convierte en el más joven que lo consigue en la historia de la NFL y con apenas la segunda temporada al frente del equipo angelino.