La Super Bowl: el espectáculo va mucho más allá del deporte

  • La Super Bowl, la final de la NFL (fútbol americano) se disputará este domingo.
  • El show que rodea el evento lo convierte en uno de los acontecimientos del año.
  • Un bloque de 30 segundos de publicidad rondará los 4 millones de dolares.
  • La actuación al descanso es lo más esperado: Bruno Mars sucede a estrellas ilustres como Beyoncé, Madonna, Janet Jackson, U2, Prince o Springsteen.
  • Se pagan precios desorbitados por las entradas para presenciar la Super Bowl; la más barata está ahora a 1.308 dolares (unos algo menos de 1.000 euros).
Super Bowl 2014.
Super Bowl 2014.
SUPER BOWL

Reunión con amigos, hamburguesas, cervezas y un partido de fútbol... americano. Sí, definitivamente el 2 de febrero es una fecha especial, el día en el que se celebra el mayor evento deportivo anual del mundo. La escasa trascendencia del football en España durante todo el año se transforma por un día y la Super Bowl acapara la atención de todos por una noche (más bien madrugada, empieza a las 0.30 hora española).

No es el partido en sí mismo lo que atrae la atención de una gran parte de aficionados en nuestro país. El fútbol americano es un deporte minoritario pero por una noche logra robar la atención al fútbol y al eterno, cansino y monotemático pique entre Barça y Real Madrid. Su puesta en escena, su parafernalia y todo el show que se monta a su alrededor hace que el buen aficionado al deporte tenga esta cita como una fija en su calendario aunque realmente no siga habitualmente el football.

La Super Bowl es la final de fútbol americano en la que se enfrentan los ganadores de las dos conferencias de la NFL, los Denver Broncos y los Seattle Seahawks, aunque el momento cumbre año tras año es el descanso del partido. En apenas unos minutos se monta un escenario gigantesco y uno o varios artistas nos deleitan con lo mejor de su repertorio, especialmente con puestas en escena inolvidables.

Cada año, la Super Bowl (esta es la edición LXVIII y se disputará en Nueva York - Nueva Jersey) deja mil anécdotas, detalles curiosos y aspectos sorprendentes:

- Publicidad. Es uno de los eventos más caros del mundo. El año pasado, cada bloque de 30 segundos de publicidad se vendió por la frioera de 3,7 millones de dólares (unos 2,7 millones de euros). Lo normal es que este año suba y se situe en torno a los 4 millones (algo menos de 3 en euros).

El objetivo de las marcas es dar con 'el anuncio', aquel que por su originalidad esté en boca de todos. En 2013 lo logró el de GoDaddy, marca dedicada al registro de dominios de Internet, en el que la modelo Bar Refaeli dio un apasionado beso al conocido extra Jesse Herman.

Para este año, un anuncio protagonizado por Scarlett Johnansson ha sido rechazado por acabar diciendo "lo siento, Coca-Cola y Pepsi".

- Actuaciones al descanso. Es imposible no pensar en un momento estrella: el 'descuido' de Janet Jackson mostrando un pezón en su actuación junto a Justin Timberlake en 2004. La cadena CBS tuvo que pedir perdón por el asunto y la MTV, encargada de la producción, fue vetada para volver a organizar el evento, tal es el poder de la 'moral' estadounidense.

Inolvidables son también la puesta en escena de Madonna (en 2012), los sensuales bailes de Beyonce (exhibición de fuerza y cuerpo el año pasado) y las actuaciones de Michael Jackson, U2, Britney Spears, Rolling Stones, Bruce Springsteen o Prince.

Para este año ya está anunciado Bruno Mars y parece que también actuarán los Red Hot Chili Peppers. ¿Con qué nos sorprenderán? El listón está muy muy alto.

- Precios prohibitivos. A cuatro días del inicio de la Super Bowl, la entrada más barata para presenciar la final en directo ya costaba 1.308 dolares (poco menos de 1.000 euros). Y eso que el previsible mal tiempo (frío y quizás lluvia o nieve) en Nueva York ha frenado los precios de unas entradas que prometían ser las más caras de la historia. De momento no es así, pero los precios siguen siendo escandalosos y si la previsión meteorológica en los días antes es positiva, los precios se dispararán. Si a usted le sobra el dinero, aún puede ver la final a puede de campo por algo más de 18.000 dolares (algo más de 13.000 euros).

- El himno. No puede faltar una interpretación solemne y especial del himno de los Estados Unidos. Cada año es elegido un artista para su interpretación y su actuación se examina con lupa. El año pasado fue Alicia Keys y con anterioridad fueron estrellas de la talla de Whitney Houston (1991, posiblemente la que mejor lo ha hecho), Cher, Mariah Carey, Vanessa Williams, Luther Vandross, Kelly Clarkson, Beyoncé, y Cristina Aguilera (que se equivocó en una estrofa de la letra). Este año será la cantante de ópera Renée Fleming, cuatro veces ganadora del Grammy, la elegida.

- El año pasado, en el recuerdo. Alicia Keys maravilló con el himno y Beyoncé hipnotizó con sus movimientos y además se reencontró con sus excompañeras de Destiny's Child (Michelle Williams y Kelly Rowland). Pero hubo muchos más momentos para el recuerdo. El Superdome de Nueva Orleans pasó de refugio cuando el huracán 'Katrina' devastó la ciudad a albergar la Super Bowl ocho años después y rendir un emotivo homenaje a las víctimas de aquel desastre en el que fallecieron 27 personas (20 de ellas niños).

Además, se produjo un apagón debido a una caída del fluido eléctrico que obligó a detener el partido durante 34 minutos.

Locales: un día especial

El tirón que tiene la Super Bowl en España no podía ser desaprovechado por los bares y restaurantes. Cada vez son más los locales que ofrecen el partido en directo, hacen fiestas especiales y ofrecen menús y ofertas para esa noche, para lo cual tiene que pedir, algunos de ellos, permisos especiales para cerrar más tarde el local (acaba alrededor de las 5 de la mañana).

El Marca Sports Café es un buen ejemplo de ello. Son ya varios los años en los que lo hacen y el éxito está garantizado, por lo que conviene reservar antes para garantizarse que uno no se va a quedar sin sitio. Un menú especial (cena y bebida o barra libre) y el ambiente más deportivo son las ofertas de este céntrico restaurante madrileño.

Otro caso del éxito de ese día es el Irish Sailing Club, en Barcelona. "Pantallas grandes, ofertas de cerveza" son sus reclamos y la fiebre por este evento crece año a año. "Cada vez viene más gente, se suele llenar y hay muchos clientes, especialmente estudiantes americanos, que hacen reserva", dicen en el club.

Cada vez son más los bares que ofrecen el partido en directo, por lo que buscando por el centro de las ciudades ya no es difícil encontrar un sitio para disfrutar de un show que nunca defrauda.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento