Ibrahimovic - Beckham
David Beckham y Zlatan Ibrahimovic se saludan en su etapa en el Paris Saint-Germain. EFE

Se acabaron las prebendas en el fútbol europeo. La crisis aprieta y los gobiernos no tienen las contemplaciones de antaño con los clubes, a los que están apretando con unas tributaciones cada vez más altas para sus futbolistas.

La llegada de dos grandes fortunas a París y Mónaco ha revitalizado la liga de fútbol francesa

El último ejemplo es el de Francia. El Ejecutivo galo tiene previsto aplicar un impuesto especial para las grandes fortunas, que tasaría el 75 por ciento a aquellos que sobrepasen el millón de euros de ganancias, y la ministra de Deportes, Valérie Fourneyron, ya ha avisado que el fútbol no será una excepción.

De confirmarse dicho impuesto, los clubes franceses se verán en un serio aprieto. La llegada de los dos grandes fortunas a la liga gala la ha revitalizado y las estrellas han empezado a desembarcar en la Ligue 1. Primero fue el Paris Saint Germain, que ha fichado a jugadores de la entidad de Pastore, Ibrahimovic, Thiago Silva, Lavezzi, Beckham, Cavani y Marquinhos, y ahora se le ha sumado el Mónaco, que ha aportado a estrellas del calibre de Falcao, Moutinho, Abidal o James Rodríguez.

Nasser Al-Khelaifi, jeque del Paris Saint-Germain, ha gastado ya más de 350 millones de euros desde su llegada, mientras que el magnate ruso Dmitry Rybolovlev, que posee más de dos terceras partes del Mónaco, ha invertido más de 140 millones solo este verano. Pero habrá que ver como afecta esa probable subida en la tributación francesa y la desventaja competitiva que sufrirían con el resto de clubes europeos. La continuidad de figuras de la entidad de Falcao, Cavani, Ibrahimovic o Pastore correría serio riesgo.

En España, adiós a la 'Ley Beckham'

En 2004, el Gobierno de José María Aznar aprobó el Real Decreto 687/2005, posteriormente conocido como 'Ley Beckham' después de que el jugador inglés fuera uno de los primeros en acogerse a ella. El objetivo era atraer trabajadores cualificados a nuestro país de todos los sectores, lo que resultó altamente beneficioso, que pasaron de tributar al 43% a hacerlo al 24% con un límite máximo de seis años.

Ese resquicio legal fue eliminado por Rodríguez Zapatero en 2010, cuando excluyó de esa ley a los sueldos superiores a 600.000 euros, aunque esa reforma no tenía caracter retroactivo, por lo que jugadores como Cristiano o Kaká, por poner dos ejemplos, siguieron tributando al 24%.

A la derogación de la 'Ley Beckham' hay que sumar la subida en 2012 de los impuestos para las rentas más altas, que queda ahora en un 52%. Las consecuencias En España son visibles, pues el descenso en la llegada de jugadores de entidad a la Liga (excluidos Madrid y Barça) y la venta de jugadores se debe a la crisis económica, sí, pero también tiene su influencia esa nueva tributación que hace que ya no se pueda pagar una cantidad neta a los jugadores tan alta como se hacía cuando la anterior ley estaba en vigor.

Las grandes ligas, en torno al 50%

En las otras ligas europeas, los impuestos que pagan los futbolistas se sitúan en torno al 50%. Es el caso de Inglaterra y de Italia, mientras que en Alemania la retención es del 45%.