Svenja Huth
La alemana Svenja Huth, rodeada de jugadoras de Suecia. EFE

Suecia es la cuarta semifinalista de la Copa Mundial Femenina de 2019, tras una remontada ante una de las favoritas, la bicampeona Alemania. Y con remontada incluida. Su rival por un pase a la final será Países Bajos, que eliminó a Italia (2-0) en el otro partido del sábado.

Veinticuatro años llevaba el bloque sueco sin ganar al conjunto germano, ante el que perdió la final de EEUU , pero llegaba a este compromiso confiada en sus posibilidades, en su bloque y en la velocidad a la contra. Ni siquiera arredraba a las pupilas de Peter Gerhardsson el hecho de que Alemania se presentaba en estos cuartos de final sin haber encajado gol alguno en el Mundial y como una de las grandes aspirantes al título pese a estar en fase de transición.

Los 31 grados no derritieron a las nórdicas. Tampoco el bello tanto inicial de Lina Magull tras un magnífico envío de Dabritz, ni el dominio en el primer tramo de partido ejercido por las chicas de Martina Voss-Tecklenburg. Nada modificó el planteamiento de Suecia. Fiel a su idea: solidez atrás y buscar la velocidad con balones profundos al tridente ofensivo Jakobsson-Blastenius-Rolfo.

Precisamente un despeje en largo desde la defensa cambio el rumbo del partido. La defensa alemana, dormida, tardó en reaccionar. Jakobsson, más viva, se marchó en velocidad y batió a Schult. Era el primer gol que encajaba en Francia el conjunto germano, que quedó tocado, sin recursos auténticos para volver a ser ese equipo aspirante a la gloria. Suecia, en cambio, siguió creciendo en su credo.

Voss-Tecklenburg tenía que dar un golpe de timón. Optó en el descanso por dar entrada a su gran figura Dzsenifer Marozsan, lesionada desde antes del inicio del torneo. Pero su incursión apenas dio sus frutos. Casi inmediatamente, a los 48 minutos, Suecia culminó la remontada al aprovechar Blackstenius un rechace de Schult a remate de Rolfo.

Fue el premio para las suecas por la magnífica ejecución de su plan, aunque aún les quedaban más de 40 minutos por remar ante el presumible asedio de Alemania. Este no llegó con la intensidad esperada, pero sí con arreones intermitentes. Negadas, sin ideas, las germanas, que ya estuvieron cerca de tropezar en la fase de grupos ante China o España, apenas inquietaron la portería defendida por Lindahl.

Oberdorf, que había saltado al campo en el segundo periodo, tuvo quizá la mejor opción a tres minutos del final, pero su remate se marchó fuera. El resto fue un ejercicio de resistencia de Suecia y de inoperantes intentonas de la 'Frauen-Natiknalmannschaft'.

1 - Alemania: Schult; Gwinn, Doorsoun, Hegering, Simon (Maier, m.44); Dabritz, Popp, Dallmann (Marozsan, m.46), Magull; Huth y Schuller (Oberdorf, m.69).

2 - Suecia: Lindahl; Glas, Fischer (Ilestedt, m.66), Sembrant, Eriksson; Rubensson (Bjorn, m.86), Asllani, Seger; Jakobsson, Blackstenius y Rolfo (Hurtig, m.95).

Goles: 1-0, M.16: Magull. 1-1, M.22: Jakobsson. 1-2, M.48: Blackstenius.

Árbitra: Stephanie Frappart (FRA). Amonestó a Rolfo (m.56).

Incidencias: partido de cuartos de final del Mundial de Francia 2019 disputado en el estadio Roazhon Park, de Rennes.