Dani Parejo
El jugador español Daniel Parejo (d) lucha por el balón con el venezolano Yohandry Orozco (i). EFE

España cerró la ronda clasificatoria del Mundial sub-20 de Egipto ganando a Venezuela (3-0), lo que la convierte en primera de grupo B, con la portería imbatida y como la selección más goleadora en lo que va de torneo.

Ambos tenían el pase a octavos asegurado, pero estaba en juego el primer puesto. En esa tesitura, arrancó el choque con dominio español y con llegadas de los de Luis Milla, sobre todo de Daniel Parejo, que el minuto 12 abriría el marcador.

Parejo abrió el marcador y provocó un penalti

Las ocasiones se sucedían y el segundo tanto de la roja no tardó en llegar. En el minuto 26, Parejo fue derribado en el área y Aarón materializaría la pena máxima.

Tras el segundo tanto, los venezolanos disfrutaron de algunas ocasiones en la segunda mitad, aunque sin fortuna, y no pudieron recortar distancias.

La sentencia española llegaría en el minuto 77, cuando Ander se quedó solo frente a Romo tras recibir un balón que rebotó entre varios jugadores en el área pequeña venezolana. No dudó un instante y remató con muchísima fuerza, la suficiente para que golpeara el travesaño y rebotara contra el suelo con potencia. España es líder.

Ficha técnica

0 - Venezuela: Rafael Romo; Ángel Flores (m.52 José Parra), Carlos Salazar (m.73 O. Rojas), José Manuel Velásquez, Henri Pernia; Víctor Pérez, Francisco Flores, Juan Morales, Yohandry Orozco; Yonathan del Valle (m.62 Adrián Lezama) y Carlos Fernández. Entrenador: Carlos Farías.

3 - España: Sergio Asenjo; César Azpilicueta, Álvaro Domínguez, Víctor Laguardia; Ander Herrera (m.79 José Ángel), Aarón Ñíguez (m.46 Iago Falque), Daniel Parejo (m.69 Andreu Fontas), Oriol Romeu, Didac Vila; Kike, Oscar de Marcos. Entrenador: Luis Milla.

Árbitro: Joel Aguilar (El Salvador). Sacó tarjetas amarillas a los venezolanos Salazar y M. Parra y a los españoles Domínguez, Didac y Fontas.

Goles:
0-1, m.12: Parejo. 0-2, m.26: Aarón. 0-3, m.77: Ander.

Incidencias:
Partido disputado en el estadio Al Salam, a las afueras de El Cairo, de césped artificial, con una temperatura de 28 grados. El estadio, con una capacidad de 22.000 personas, contó con una asistencia de unos 5.000 aficionados.