Curry ante Houston Rockets
Stephen Curry supera a Beverly y entra a canasta en el Houston Rockets - Golden State Warriors. EFE

Al menos dos semanas sin Stephen Curry. Su lesión el domingo en el partido que disputaron los Warriors en Houston no tenía demasiado buena pinta y las pruebas a las que ha sido sometido han confirmado las malas noticias: el jugador sufre un esguince de grado 1 en su rodilla derecha.

Fue en la última jugada del segundo cuarto, cuando Trevor Ariza se dirigía a realizar un lanzamiento perseguido por Curry, con la mala suerte de que el que con toda certeza será nombrado mejor jugador de la temporada resbaló y su rodilla derecha impactó contra el suelo.

Curry ya no volvió al partido, aunque los Warriors dieron lo mejor de sí mismos sin su mejor jugador. Si al descanso el marcador era de lo más apretado (56-56), los actuales campeones sacaron a relucir su mejor baloncesto y su tremendo acierto en el triple hizo que pasaran por encima de los Rockets (94-121) para poner el 3-1 en la eliminatoria.

Lo más preocupante para Golden State no es la eliminatoria ante Houston, pues incluso sin Curry tienen recursos suficientes para lograr la clasificación para las semifinales de la Conferencia Oeste, sino lo que espera después, con rivales a priori más duros y ante los que no contar con Curry puede ser fatal.

Mientras tanto, los dos máximos aspirantes a desbancar a los actuales campeones, Cavaliers y Spurs, ya están en la siguiente ronda después de superar por 4-0 a Pistons y Grizzlies, respectivamente. Los de Cleveland sufrieron en cada partido ante Detroit, pero salieron victoriosos de los cuatro choques, el último de ellos la pasada madrugada (98-100). Por su parte, los de San Antonio superaron nuevamente (95-116) sin ningún problema a unos Memphis Grizzlies demasiado mermados por las bajas, especialmente la de Marc Gasol. Ambos esperan a ver qué pasa con su máximo rival ahora que tendrán que sobrevivir sin Stephen Curry.