«Allí hicimos un gran partido, jugando sin miedo», añadió después Luis Prieto. Lo único cierto e inamovible es que el Athletic necesita ganar en Son Moix ante un Mallorca que también se la juega.
 
La conferencia de prensa que continuó al entrenamiento del equipo también sirvió para comprobar que el toque de atención de Javier Clemente ha surtido efecto: de puertas a fuera, optimismo. «Estoy plenamente convencido de que podemos sacar esto adelante y abandonar pronto el lugar donde estamos», declaró un seguro Orbáiz.
 
Ayuda divina
 
El optimismo del equipo es  preocupación en la grada. Algunos ya empiezan a buscar otras soluciones. Es el caso de la Peña Deusto, que mañana pedirán que la Virgen de Begoña «eche un cable al Athletic».