Finalmente Juan Soler ha anunciado su dimisión como presidente del Valencia y miembro del consejo de administración. Pero no venderá sus acciones. Los motivos para dejarlo, como ya se esperaba, han sido de salud. Él mismo compareción en rueda de prensa para comunicarlo.

"El sentimiento de culpa siempre me acompañará. Ha sido un placer compartir este momento con vosotros (a los periodistas). Amunt (arriba) Valencia siempre", fue la despedida de Soler como presidente del Valencia. Salió de la sala de prensa de Mestalla entre los aplausos de la prensa y varios miembros del consejo.

Soler apuntó que sus "problemas de salud" le impiden "dedicar el tiempo que me gustaría al club" y admitió que ha cometido errores "nunca intencionados", entre ellos "la marcha de Quique Sánchez Flores".

El nuevo presidente del club será Agustín Morera, anterior vicepresidente, al que Soler ha definido como "un gran valencianista".

Soler seguirá como máximo accionista, pero sin entrar en las decisiones del club porque tampoco irá al consejo de administración y aseguró en su discurso que garantizará "la paz accionarial para dar tranquilidad al proyecto deportivo y al del nuevo estadio".

Dolido por los ataques

Soler apuntó que su objetivo "ha sido defender la igualdad de información" y sostuvo que eso le ha costado recibir "insultos y ataques".

El ex dirigente también mandó algún que otro recado al asegurar que la envidia es lo peor que ha percibido en estos años, "sobre todo de los que no están pero estaban, de los que pudieron pero fueron incapaces. De los que dicen que quieren al Valencia pero se quieren a ellos mismos y de los que no admiten ni admitirán que el Valencia sea el primer equipo de la Comunidad Valenciana".

Por último, Soler afirmó que los socios no pagarán en el partido de las semifinales de Copa. El club devolverá al dinero a los más de 15.000 socios que ya habían retirado su entrada.

Morera: "Pondremos todo el interés y trabajo en que las aguas se apacigüen"

En su primera comparecencia pública como nuevo presidente, Morera, quien fue elegido por unanimidad del consejo, ha prometido "poner todo el trabajo e interés encima de la mesa para tratar de mejorar y consolidar en lo posible el proyecto deportivo del Valencia".

"Para mí es un día triste porque en mi opinión, y el tiempo lo dirá, nos deja un gran valencianista y un amigo, por lo que creo que mi nombramiento debe pasar a un segundo plano", señaló.

Una dimisión que se esperaba hace tiempo

Todo empezó esta tarde a partir de las 17.00 horas, en una reunión extraordinaria con el consejo de administración del club. Varios medios, como Canal 9, adelantaron la información, pero sólo pasadas las 19.00 se confirmó oficialmente en una rueda de prensa.

Soler no venderá sus acciones del Valencia, con lo que seguirá manteniendo su poder en el Valencia, pero sin decidir

Soler llevaba más de 100 días sin aparecer por el palco de Mestalla ni acudir a ninguna representación del equipo. Las causas de las que siempre se han dado para su ausencia son de salud.

Esta temporada el mandato de Soler se ha visto envuelto de polémicas: el despido de Quique Sánchez Flores y la llegada de Koeman, el caso Albelda y los malos resultados deportivos. El estadio de Mestalla le abucheó varias veces.

Soler accedió a la presidencia el 5 de octubre de 2004 y durante estos tres años y medio el Valencia no ha ganado un solo título, ha tenido cuatro entrenadores y cinco directores deportivos, y se ha embarcado en la construcción de un nuevo estadio.

En este sentido, Soler subrayó que la operación para la construcción de la nueva ciudad deportiva fue "un éxito de gestión que ha permitido acabar con el déficit. He preferido vender solares y mantener a las estrellas", resaltó.