Isco Alarcón.
Isco Alarcón. EFE

La situación de Isco Alarcón en el Real Madrid es cada vez más preocupante, después de que Santi Solari decidiera no darle ni un sólo minuto frente al Rayo Vallecano, a pesar de que el equipo blanco había perdido claramente el control del encuentro en la segunda mitad.

Sin embargo, el técnico argentino decidió antes meter a Ceballos (que además salió en el lugar de Asensio, un papel que el malagueño conoce mejor), a Vinicius, que saltó al terreno de juego en el lugar de un lesionado Karim Benzema, y a Fede Valverde, que saltó al terreno de juego en los últimos minutos en sustitución de Luka Modric.

Después del aparente desplante que tuvo el jugador andaluz con la grada del Santiago Bernabéu en el tramo final del partido contra el CSKA de Moscú del pasado miércoles en la Liga de Campeones, ha sido imposible medir la reacción del público con el futbolista, ya que el técnico argentino no le ha dado ni un solo minuto, y no sólo eso, sino que ni siquiera ha salido a calentar.

Desde la llegada de Solari al banquillo, Isco no ha tenido prácticamente ningún protagonismo, jugando únicamente como titular frente al Melilla en la vuelta de Copa, con la eliminatoria prácticamente resuelta, y ante el CSKA de Moscú en Champions, con la clasificación a los octavos de final ya asegurada.