Santiago Solari
Solari, en rueda de prensa EFE

Santigo Solari atendió a los medios de comunicación en el día previo al debut del Real Madrid en el Mundial de Clubes ante el Kashima Antlers. Con Isco siempre de telón de fondo después de las pocas oportunidades que el malagueño está teniendo con él en el banquillo y del polémico gesto del futbolista en el partido contra el CSKA. Sin embargo, el técnico niega que exista un problema con él: "Isco me encanta", declaró.

Simplemente, asegura, no se puede alienar a todos: "Mi trabajo es que todo estén al máximo de todas las posibilidades. Y si no lo están que lo consigan. Luego otra labor es elegir que es de la más ingratas de la vida del entrenador".

Sobre una posible salida de Isco, cansado de no tener minutos, Solari no quiso hablar: "Estamos muy metidos en el partido", dijo, evitando responder.

El Real Madrid afronta este miércoles la semifinal del Mundial ante el conjunto japonés y buscará acceder a la final por tercer año consecutivo, aunque al entrenador argentino lo que más le preocupa es dar una buena imagen: "Tengo la misma percepción que cuando llegué. Dar lo mejor de mí cada día y nada más. Es mi manera de ver el fútbol".

En cuanto a la noticia del día, el despido de Mourinho del United y los rumores automáticos sobre un posible regreso al Madrid, Solari no quiso pronunciarse: "Tengo la máxima admiración por todos mis colegas. Mourinho ha sido parte de este club pero no me inquietan los ríos de especulaciones porque eso sucede cada día".