La gimnasta estadounidense Simone Biles que —con sus cinco medallas olímpicas, cuatro de ellas de oro, conseguidas en Río— se ha convertido en una de las referencias de estos Juegos Olímpicos y en un nuevo mito de este deporte, pasó un momento muy delicado en una entrega de metales en los Mundiales de China (2014) cuando en el ramo de flores se le coló una abeja.

La reacción de pánico de Simone Biles al encontrarse el insecto en su 'bouquet' se ha viralizado ahora de nuevo por el contraste de la imagen con la fortaleza que demuestra al ejecutar sus ejercicios gimnásticos.

Biles se va de Río con los dos oros más valiosos, el individual absoluto y el de equipos, otros dos en sendos aparatos, suelo y salto, y una medalla de bronce en barra, donde se le escapó la victoria por un inoportuno resbalón que casi le cuesta la caída.

El botín de Biles la convierte en la tercera deportista más laureada de los Juegos, por detrás de sus compatriotas Michael Phelps (cinco oros y una plata) y Katie Ledecky (cuatro oros y una plata).