Simoncelli se les cayó de la camilla a los servicios sanitarios en presencia de su padre

Paolo Simoncelli, el padre de Marco, desolado tras el accidente que le costó la vida a su hijo.
Paolo Simoncelli, el padre de Marco, desolado tras el accidente que le costó la vida a su hijo.
Ahmad Yusni / EFE

Tras el primer impacto por la muerte de Marco Simoncelli en el circuito de Sepang, la polémica por la actuación de los servicios médicos del circuito es noticia dos días después, sobre todo en Italia, país de nacimiento del malogrado piloto.

Ha salido a la luz un vídeo en el que se puede observar cómo Simoncelli se les cae de la camilla con su padre delante, al ser trasladado a la unidad móvil. Las imágenes no muestran lugar a dudas: los médicos colocan deprisa al piloto sobre la camilla, la levantan a toda prisa y la transportan corriendo sin que se aprecie inmovilización de espalda o cuello. El piloto, transportado con una pierna fuera, va mal colocado. Además, la mala fortuna se ceba con él, a mitad de camino uno de los médicos tropieza, se les cae la camilla y los cinco se van al suelo. Todo en presencia del padre del piloto.

A este vídeo, grabado por un videoaficionado que se encontraba presenciando la carrera, hay que sumarle la denuncia que en el periódico La Repubblica hizo Fabio Venturi, un trabajador del servicio 118 de emergencias italiano desde hace 25 años. En una carta abierta al diario italiano, Venturi denuncia que Simoncelli fue trasladado de "forma inadecuada".

"Marco fue transportado en camilla de manera inadecuada por los servicios sanitarios. En primer lugar, en un accidente de este tipo, la ambulancia debería de haber salido a la pista para asistir a Simoncelli. Según el protocolo: el médico debe evaluar la condición del piloto y si es necesario se le traslada con el máximo cuidado, siempre protegiendo la columna e inmovilizando su cuello".

Venturi asegura que no se sabe si haber actuado de forma distinta le hubiera "salvado la vida" al piloto, pero sí que tiene claro que "el método que se utilizó para trasladar a Marco fue inapropiado y peligroso... Yo no cogería ni un saco de patatas de esa manera".

"Ya estaba muerto cuando llegó la asistencia"

Al margen de la polémica, el padre de Marco Simoncelli ha querido restar importancia indicando que "ya estaba muerto" cuando llegó la ayuda sanitaria.

Paolo Simoncelli, en declaraciones a la prensa italiana en la localidad de Coriano, donde vive, aseguró que él estaba "a diez metros" del lugar del accidente "y nada hubiese cambiado", exorando de toda responsabilidad en la muerte de su hijo a los sanitarios que le atendieron en la pista de Sepang.

"Estaba allí, a diez metros, no hubiese cambiado nada. Cuando se levantaron (los sanitarios) tomé la mano de Marco, quise despedirme, pero ya había muerto. No había nada que hacer. Esas personas hicieron lo que tenían que hacer. Otra cosa es que Marco se hubiese soltado de la moto, pero no lo hizo porque era un guerrero", comentó, según informaron los medios locales.

El padre del piloto agradeció a todas las personas que no han dejado sola a la familia en estos "dos días pasados entre hospitales, autopsias y coches fúnebres". "Marco era una persona especial que vivía de las cosas sencillas. La gente entendió cómo era, honesto, puro", aseguró su padre, visiblemente cansado, ante los micrófonos de las televisiones italianas.

La capilla ardiente del joven piloto, de 24 años, se instalará este miércoles en el Teatro Municipal de Coriano, en la provincia de Rimini, en la costa Adriática. El funeral, al que se espera la asistencia de 60.000 personas, se celebrará el jueves a las tres de la tarde (13:00 GMT) y será oficiado por el obispo de Rimini, Francesco Lambisi.

Al mismo ya han anunciado que asistirán, según los medios italianos, el piloto español de MotoGP Jorge Lorenzo y el italiano Valentino Rossi, que era muy amigo de Simoncelli, así como el excampeón mundial de esquí Alberto Tomba.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento