Pereiro sigue sin Tour...
Óscar Pereiro con su perro Zor, el viernes pasado en su casa.
Vacío y sin nombre. Así aparece el lugar que debía reflejar al vencedor de la pasada edición del Tour de Francia en la guía oficial de la carrera para este año, según explicó Christian Preudhomme, su director.

Preudhomme, que ayer visitó la Volta a Catalunya, no pudo confirmar que Óscar Pereiro vaya a lucir el número 1 o el jersey amarillo de líder en el prólogo de la ronda francesa. Todo depende de Floyd Landis y el juicio que afronta estos días por dopaje. «Nosotros no hacemos las reglas, pero las respetamos», señaló.

Dietz, otro arrepentido

El alemán Bert Dietz, ganador de una etapa de la Vuelta 1995 con final en Sierra Nevada, confesó el lunes en la televisión haber consumido EPO durante años bajo la supervisión de Lothar Heinrich y Andreas Schmid, ex médicos del equipo Telekom. Dietz corrió al lado del alemán Jan Ullrich, también condenado por dopaje, durante dos campañas.

... Y su can le ‘libera’ de sospechas

Demuestra a 20 minutos que su perro se llama Zor y no Urco, nombre con el que lo han relacionado con el dopaje:

20 minutos ha podido comprobar en casa de Pereiro, en Mos (Pontevedra), que el perro del ciclista se llama Zor, y no Urco. Este detalle es trascendental. ¿Por qué? Porque un blog y un periódico italiano relacionan a Pereiro con la operación Puerto, la red de dopaje que ha salpicado a figuras del pelotón, a través del nombre de su can.

Al parecer, en los papeles de Eufemiano Fuentes, el médico acusado de suministrar sustancias dopantes a los ciclistas, cada uno tenía un código para ser identificado. Por ejemplo, Quique Gutiérrez, el Búfalo. El blog y el medio italiano involucran al corredor con la operación Puerto en la  creencia que una de las claves, Urco, responde al nombre de la mascota de Pereiro. Pero su perro se llama Zor. Óscar Pereiro mostró a las cámaras de 20 minutos el viernes pasado la cartilla veterinaria del animal en la que figura el nombre, Zor. Se lo puso en el año 2000, tras los

JJ OO de Sydney, en homenaje a las medallas que ganó el nadador Ian Thorpe. «Nunca he tomado ninguna sustancia que no estuviera permitida», afirma Pereiro.