Shaquille O'Neal deja de ser una estrella y los Celtics afrontan su último desafío

  • El campeón del Este puede ser la gran pesadilla de Miami.
  • Muchos de sus jugadores afrontan su última gran temporada.
  • Si las lesiones respetan a Boston, llegarán lejos este año.
  • Shaq llega como uno más y no como estrella.
  • Cinco jugadores altos de nivel y cinco 'bajitos' de calidad conforman la plantilla más equilibrada del Este.
Shaquille O'Neal, durante una rueda de prensa.
Shaquille O'Neal, durante una rueda de prensa.
ARCHIVO

Cuando el base estrella de los Celtics, Rajon Rondo, nació, Shaquille O'Neal ya medía más de dos metros. Ambos coincidirán esta próxima temporada en Boston. Rondo, a buen seguro, será el encargado de dar los últimos pases a la pintura al que ha sido el pivot más dominante en los últimos tiempos, y es que el camino de Shaq llega a su fin en los Celtics.

Shaquille O'Neal llega al equipo con más títulos en la Liga en un año clave para la franquicia verde. Por un lado, sus estrellas afrontan la que será su última gran oportunidad de alcanzar la gloria del anillo. El 'Big Three' formado por Kevin Garnett, Paul Pierce y Ray Allen, que conquistara el anillo en 2008, comenzó a entrar en declive ya la temporada pasada. Un declive a nivel individual, que fue disimulado gracias a que nadie juega tan bien como equipo como lo hacen los Celtics en la NBA. Un declive que necesitó de una cuarta 'hoja' en el trébol Celtic: Rajon Rondo creció como estrella y en muchos partidos clave de los playoffs fue quien puso los cimientos de la victoria. Pero un declive que ni el corazón más grande, y el de los Celtics lo es, puede vencer al paso de los años.

En Boston saben lo que se hacen. A muchos, el fichaje este año de Shaquille O'Neal les pareció una locura, pero puede que no lo sea. A Cleveland llegó en 2009 como una estrella, cuando ya no lo era. A los Celtics llega como uno más. Si sale cinco o 10 minutos a pista, será suficiente, ya que en Boston cuenta con una de las rotaciones interiores más temibles de la Liga: a Garnett hay que sumar los músculos de Glen Davis, Kendrick Perkins (cuando se recupere de su lesión de rodilla) y el otro gran fichaje, Jermaine O'Neal.

En total, cinco hombres altos de muchísima calidad que repartirán sus minutos de forma que puedan llegar a final de temporada en las mejores condiciones físicas posibles. El factor cancha es menos relevante, y eso los verdes ya lo demostraron el año pasado. Saben ganar fuera de casa tan bien como lo hacen en Boston, y si no, que se lo digan a Lebron James.

Esa es la clave. Los seguidores de los Celtics han argumentado, incluso 'Doc' Rivers, entrenador de Boston así lo ha dicho, que las derrotas en los últimos años han coincidido con lesiones de algún hombre alto importante del equipo.

Si en 2009 fueron los problemas de rodilla de Garnett, en 2010, cuando todo estaba de cara en las finales contra los Lakers, fue la rodilla de Perkins la que rompió los esquemas de los Celtics.

Esta temporada, la zona celtic se ha reforzado con los dos O'Neal y, por otro lado, a Rondo, llamado a ser la estrella del equipo, se le une un viejo conocido, Delonte West (también, tras su paso por Cleveland). Así, encontramos un equipo que cuenta con cinco 'altos' de nivel y cinco bajitos (Rondo, Pierce, Ray Allen, Nate Robinson y West) de garantías. La franquicia de Boston comienza esta temporada, pese a ser campeón del Este la temporada pasada, como 'tapado' de la conferencia, después de que Miami Heat haya formado otro 'Big Three' con Wade, James y Bosh. Muchos dan ya por finalistas del Este a los de Florida, pero en Boston se la han jugado a una baza, tienen las piezas suficientes y saben que es su última oportunidad. El año que viene será demasiado tarde.

Shaq: este año sí

Shaquille O'Neal llega de Cleveland después de una temporada frustrante. A sus 38 años (cumplirá 39 esta temporada), poco queda de aquel gigante que llegaba cada noche a los 30 puntos y más de 10 rebotes, de hecho, su media el año pasado se quedó en la mitad de los números de su carrera: los Cavs sólo se aprovecharon de 12 puntos y 6 rebotes por partido de 'Diesel'. Con una diferencia, a Cleveland llegaba como la estrella que ya no es y a los Celtics llega como un 'ladrillo' (de 2,16 de altura y 150 kilos de peso) más en el muro celtic.

Jermaine O'Neal: será pívot titular y jugará con Garnett la mayor parte de los minutos, mientras Perkins recupera su rodilla. En los Heat promedió más de 13 puntos por noche y 7 rebotes.

Los dos O'Neal quieren el título y ambos se reencontrarán con sus antiguos compañeros James y Wade, quién sabe si en las finales de conferencia.

Garnett, Allen y Pierce cuentan este año con más músculo del que ya tenían, tienen a uno de los mejores bases de la liga con Rondo. Que nadie se lleve a engaño con los fichajes de los Heat. Estos tienen hambre y futuro, pero a los Celtics sólo les queda lo primero.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento