Los goles de Pulido, en propia puerta, Saviola y Luis Fabiano antes del descanso pusieron de relieve la superioridad del equipo sevillista durante todo el choque. Con el partido decidido, Juande Ramos reservó a Jesús Navas y Daniel Alvés, que forzó su quinta tarjeta amarilla.