Escudero y Matic, Sevilla - United
Sergio Escudero y Nemanja Matic en el Sevilla - Manchester United. EFE

El Sevilla empató sin goles con el ManchesterUnited en la ida de octavos de final de la Champions y se jugará el pase a cuartos en Old Trafford el 13 de marzo. El resultado no es del todo malo para los hispalenses porque cualquier empate con goles en terreno inglés les daría la clasificación.

Ya recuperados de sus respectivas molestias los argentinos Éver Banega y Joaquín Correa, el técnico del Sevilla, Vincenzo Montella, alineó en el Pizjuán su once de gala, con Muriel en la punta de ataque. No ocurrió lo mismo en las filas del Manchester United, donde Mourinho no quiso forzar a Pogba, que salía de una lesión, y lo sentó en el banquillo, aunque el francés solo tardó 14 minutos en saltar al césped debido a una lesión de Ander Herrera, que trastocó el plan inicial del portugués.

El Sevilla, animado por el increíble ambiente del Pizjuán, fue el primero en tomar la iniciativa y De Gea tuvo que intervenir a los cuatro minutos de juego para atajar un disparo duro de Muriel. Pero fue una de las pocas ocasiones en los primeros compases del partido, que se jugó casi siempre en el centro del campo, con muchos duelos físicos entre jugadores, numerosas faltas e interrupciones. Un partido muy táctico, como avisó Montella en la previa, ante un especialista en controlar los tiempos como es Mourinho.

Rico tuvo que trabajar por primera vez en el minuto 37 para despejar con los puños un disparo lejano de McTominay, no demasiado peligroso. Era el Sevilla, en cambio, el equipo que más intentaba acercarse al área, aunque siempre con muchos problemas para poner a prueba a De Gea. Casi todas sus llegadas fueron a balón parado, fruto de córners de los que no sacó demasiado partido. Solo en la recta final del primer tiempo llegó el equipo hispalense con mucho peligro, momentos en los que De Gea sacó a relucir toda su calidad con dos manos milagrosas que evitaron los goles del Mercado y de Muriel.

En el segundo tiempo se mantuvo el intercambio de golpes en la medular, con las dos defensas muy bien posicionadas y las ocasiones llegando con cuentagotas, prácticamente todas en acciones a balón parado. En una de ellas, fruto de un saque de falta, volvió a aparecer De Gea, que estiró una de sus omnipresentes manos para detener un cabezazo de Lenglet.

También Correa, uno de los hombres más incisivos del Sevilla, lo intentó en jugada personal en el área, marchándose de tres jugadores, pero su remate se fue muy desviado.

En los últimos minutos se animó aún más el encuentro. El árbitro le anuló un gol al United por un control con la mano de Lukaku, Navas reclamó un penalti y Sandro, al poco de entrar en el campo, la tuvo tras recibir de Sarabia en el área.

- Ficha técnica:

0 - Sevilla: Sergio Rico; Jesús Navas, Mercado, Lenglet, Escudero; Nzonzi, Banega (Pizarro, m.89); Sarabia, Franco Vázquez, Correa; Muriel (Sandro, m.85).

0 - Manchester United: De Gea; Valencia, Smalling, Lindelof, Young; Mctominay, Matic; Ander Herrera (Pogba, m.17), Mata (Martial, m.80), Alexis (Rashford, m.75); Lukaku.

Árbitro: Clement Turpin (Francia). Amonestó al local Nzonzi (m.21) y al visitante Alexis Sánchez (m.41).

Incidencias: Partido de ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, disputado en el Ramón Sánchez Pizjuán ante unos 40.000 espectadores, entre ellos unos 3.000 ingleses. Césped en perfecto estado. En el palco estuvieron la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, el seleccionador español, Julen Lopetegui, y los míticos exjugadores del United Bobby Charlton y Alex Fergusson, entre otras autoridades.