El Sevilla se impuso al Olympique de Lyon por 1-0, en el partido amistoso disputado por ambos equipos en el estadio Guadalquivir de Coria del Río y que estuvo protagonizado por la dureza del juego de los franceses, que jugaron la última media hora con dos futbolistas menos por las expulsiones de Makoun y Clerc.

De más a menos con el paso de los minutos, los de Manolo Jiménez aprovecharon el oportunismo de Chevantón a cinco minutos del final para desnivelar la balanza a su favor.

Luis Fabiano pudo lograr el primero de la noche a los dos minutos
Luis Fabiano pudo lograr el primero de la noche a los dos minutos, pero Lloris lo evitó de fenomenal intervención. También Koné (minuto 8), aunque el poste lo impidió. Pese al buen arranque, se alcanzó el descanso con el inicial empate a cero y, los más destacados del primer acto,  José Carlos y Govou, los más destacados del primer acto.

La expulsión de Makoun tras una dura entrada sobre Lautaro Acosta marcó el devenir del segundo tiempo. Los sevillistas buscaron abiertamente la victoria, mientras que los galos tiraban de manual para acabar el pleito con la portería a cero.

Empresa complicada para los de Claude Puel tras la expulsión de Clerc minutos después. Quedaba media hora para el final, y todo hacía indicar que el Sevilla terminaría llevándose el gato al agua. Así fue tras el tanto anotado por Chevantón en el minuto 85.

Ficha técnica

1-Sevilla FC: Palop, Konko, Squillaci, Escudé, Adriano, José Carlos, Zokora, Renato, Perotti, Koné y Luis Fabiano. También jugaron Lolo, Sergio Sánchez, Alfaro, Lautaro Acosta, Casado, Chevantón y Diego Capel.

0-Olympique de Lyon: Hugo Lloris, Clerc, Cris, Bodmer, Grosso, Makoun, Källström, Govou, Ederson, Bastos y Lisandro. También jugaron Pjanic, Cissokho, Grenier, Reveillere, Piquionne, Mounier y Toulalan.

Gol: 1-0. m.85. Chevantón.

Árbitro: Antonio Santos Pargaña, colegio sevillano. Roja directa para Makoun y Clerc. Amarillas para Grosso, Govou, Alfaro, Casado y Lolo.

Incidencias: Partido amistoso disputado en el estadio Guadalquivir de Coria del Río. Unos 1.000 espectadores en el feudo ribereño.