El Sevilla debe demostrar este año que puede aspirar a todo. El equipo de Juande Ramos afronta su temporada más difícil: Liga, Supercopa de Europa, Champions y Copa del Rey aparecen en el horizonte. De momento, el año ha empezado bien, ganando la Supercopa nacional con una exhibición en el Bernabéu.

Pero frente a los éxitos deportivos, el equipo hispalense comienza a comprobar los rigores de su magnificencia. La temporada comienza con el vestuario revuelto: Juande no se habla con Del Nido, Alves está enfadado por no haber sido traspasado y esto no ha hecho más que comenzar. "Estoy muy decepcionado con el club", dijo ayer el lateral brasileño.

Frente al Sevilla llega el Getafe en su oportunidad de vengarse de la derrota en la Copa del Rey. El equipo madrileño ha cambiado de director, de Schuster a Laudrup, pero la filosofía es la misma, jugar bien y bonito. ¿Serán suficientes sus buenas intenciones ante el Sevilla?