Varios miles de aficionados del Sevilla recibieron esta tarde en la Puerta de Jerez, escenario tradicional de las celebraciones sevillistas, a los 'héroes de Varsovia' para festejar con ellos el récord de cuatro títulos de la Liga Europa -antes Copa de la UEFA- logrado este miércoles en la final ante el Dnipro.

El Sevilla ha conquistado cinco títulos europeos y tres nacionales en nueve años

A pesar del intenso calor, con 32 grados de temperatura, los hinchas se congregaron en este emblemático lugar para la afición del Sevilla y dieron la bienvenida al grito de "Campeones, campeones" a la comitiva sevillista, que llegó en un autobús rojo descapotable en su paseo triunfal por la ciudad tras regresar de la capital polaca.

Los miles de seguidores del equipo del barrio de Nervión que abarrotaron esta zona peatonal del Casco Antiguo de la ciudad también recibieron a los tetracampeones de la Liga Europa cantando el Himno del Centenario de 'El Arrebato', cántico al que se unieron los jugadores, técnicos y dirigentes del club.

Entre gritos de júbilo y reconocimiento al técnico Unai Emery y a los jugadores, la plantilla les saludó desde la plataforma instalada en la fuente de la Puerta de Jerez, a la que antaño los sevillistas iban a celebrar clasificaciones para la Copa de la UEFA o algún ascenso, en los años ochenta y noventa, y ahora lo hacen para festejar títulos: cinco europeos y tres nacionales en nueve años.

Uno de los capitanes, el utrerano José Antonio Reyes, se subió a la fuente, protegida por vallas dentro del dispositivo de seguridad puesto en marcha por estos festejos, y le colocó una bufanda del Sevilla a la escultura 'Alegoría de Sevilla', una dama en trono que simboliza a la ciudad y preside la fuente de esta céntrica plaza.

Los aficionados, ataviados con bufandas y banderas blanquirrojas, no cesaron de entonar cánticos clásicos del sevillismo, como el himno tradicional del club, el del Centenario y otras consignas. "Campeones, campeones", "Vamos mi Sevilla, vamos campeón" o "Sí, sí, sí, la Copa ya está aquí" fueron algunos de los gritos dirigidos al equipo que más se escucharon.

Entre saltos de alegría y escenas de felicidad por el éxito logrado por su equipo, también entonaron cánticos como "Otro año más, otro año más", "Que bote Nervión" o la canción de moda del sevillismo, versión de una de Enrique Iglesias y que dice "Porque yo sin ti, Emery, no podría ser feliz; llévame a Varsovia, llévame a Tbilisi (Tiflis, sede de la próxima Supercopa de Europa).

El autobús rojo descapotable que traslada al equipo nervionense está tematizado en su parte frontal con una imagen de las cuatro Copas y la leyenda 'Campeones', en la cabecera y en los laterales, y la comitiva del Sevilla iba a visitar a continuación el Ayuntamiento de la ciudad, en la Plaza de San Francisco, para luego continuar hasta el estadio Sánchez Pizjuán.